•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada vez que fue exigido al máximo, apareció Djokovic resolviendo problemas abofeteando las angustias. El mejor pistolero del planeta ha sobrevivido a la flaqueza insólita de 100 errores no forzados y la presión a ratos agobiante que le colocó encima de su gama de recursos, el incómodo y atrevido francés, Gilles Simon. Es lo que se exige de los grandes, salir con vida de las dificultades, y Djokovic, el guerrero serbio, estuvo magistral en los momentos en que la soga más apretaba su cuello. Eso tiene un gran significado más allá de los numerales de un partido intenso y asfixiante que se extendió por 4 horas y 32 minutos. Imponiéndose 6-3, 6-7, 6-4, 4-6 y 6-3, Djokovic avanzó a cuartos de final en el Abierto de Australia, el primero de los cuatro Grand Slam del año.  

Federer avanzó tranquilo

Al igual que Kevin Anderson en Wimbledon, angustias y recorrido parecido, Simon mantuvo al mejor del mundo entre las brasas, para finalmente caer con su raqueta humeante en alto y sus piernas aún lo suficiente firmes. En otro de los duelos correspondientes a los octavos de final, el increíblemente duradero suizo Roger Federer doblegó en tres sets corridos al belga David Goffin, y enfrentará al checo Tomas Berdych en cuartos, en tanto el retador de Djokovic será el japonés Kei Nishikori.

  • 10 son los torneos Gran Slam que ha ganado Djokovic en su fulgurante carrera.

Incluso los espectadores por televisión, se sintieron agotados al terminar la balacera entre Djokovic y Simon, un jugador de 31 años sin alcanzar una gran notoriedad, pero que ayer vestido de mosquetero, le presentó al serbio una oposición, que Dumas hubiera querido presenciar para realizar una descripción con la necesaria belleza y dramatismo de los puntos más bravamente disputados, y la forma como agrandando su corazón en las tinieblas, prevaleció Djokovic.

Duelo intenso y emotivo

Visto estadísticamente, se desemboca en que fue un mal juego de Djokovic, para quien cometer 100 errores, es una rareza tenebrosa, pero no se puede subestimar el accionar de Simon, sólido en el fondo y con la suficiente fortaleza trazando diagonales, para mantener a Novak preocupado, sin poder dosificar sus energías y sin importarle el desgaste. Simon nunca mostró temor a tomar riesgos, ni siquiera en momentos en los que pudo ser más cauteloso frente a la búsqueda casi desesperada de precisión por parte del “Monstruo”.

  • 27 son los torneos consecutivos de Gran Slam en los que Novak ha llegado a cuartos de final.

Entre cuestionamientos por gestiones constantemente erráticas, la extensión de los boleos largos, las respuestas imprevistas a remates supuestamente matadores, y la incertidumbre que cobijó los sets centrales, uno de ellos necesitado de tie break, impidió detenerse en la crítica por lo que debió hacerse, para abrirle espacio y emocionarse con lo que pudo hacerse. Colocando eso a un lado, el favoritismo de Djokovic en el evento, no se ha debilitado un centímetro por lo que tuvo que sudar ante Simon, y aunque el japonés Nishikori lo venció en las semifinales del Abierto de Estados Unidos hace un par de años, se considera poco probable, pese al desgaste físico de Djokovic, quien recurre a su alma cuando le hace falta sangre.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus