•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Athletic Club Bilbao y el Celta buscarán aprovecharse del duelo liguero que el próximo sábado enfrentará al Barcelona y el Atlético de Madrid, con el liderato en juego, en una vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, en la que Las Palmas espera materializar la sorpresa ante el Valencia.

Está claro que el Barcelona, que en la ida ganó en el nuevo San Mamés (1-2), y el Atlético de Madrid, que sacó un empate sin goles en el vigués Balaidos, parten como favoritos para meterse en las semifinales. Juegan ante su respectiva afición y cuentan este miércoles con resultados favorables.

Pero tanto en Bilbao como en Vigo se confía en que ambos tengan más en mente el importante partido liguero del sábado que el choque copero.

Mucho más complicado lo tendrá el Athletic Club, que debe remontar un adverso 1-2 ante un Barcelona que recupera al sancionado Luis Suárez y que, además, cuenta con una teórica "segunda fila" con jugadores que muchos equipos quisieran tener como titulares fijos.

El Camp Nou, pues, volverá a acoger este miércoles un partido lleno de tradición, especialmente copera. Entre los dos clubes que más títulos tienen en esta competición (27 los catalanes, vigentes campeones; 23 los vascos) y que se disputaron la última final.

Y está aún por ver qué jugadores -de hacerlo- dejará Luis Enrique en el banquillo o las gradas, pensando en el duelo contra el Atlético de Madrid. Uno de ellos bien puede ser el brasileño Neymar, baja por problemas físicos en el último partido liguero y al que, seguramente, no se querrá arriesgar.

Además, Busquets y Arda Turán no participaron este lunes en la sesión preparatoria del equipo por sufrir ambos un proceso febril.

El Athletic de Ernesto Valverde a buen seguro irá a por todas, fiel al espíritu que caracteriza al equipo vasco. Y cuenta con un Aduriz en gran forma y eficacia goleadora, y que vive una segunda juventud que le hace llamar a la puertas de una selección que se le ha cerrado en demasía.

Más equilibrado se presenta, también en miércoles, el Atlético de Madrid-Celta, pues en la ida todo se quedó "a cero". Uno y otro deben marcar en el Vicente Calderón si desean estar en las semifinales. Y si los atléticos parten con la ventaja de jugar en casa, los célticos saben que un gol que anoten puede serles de doble valor.

En un partido con duelo también argentino en los banquillos, todo apunta que Diego Pablo Simeone seguirá su filosofía de "partido a partido" y que, con ello, querrá pensar más en el duelo copero ante el Celta que en el liguero contra el Barcelona.

Las semifinales son el premio y no querrá "tirar" la opción de un posible título. Los cambios que puede hacer en el once inicial serán, pues, los habituales: Moyá en la meta, Savic o Giménez en defensa, Yannick Carrasco y el excéltico Augusto en centro del campo, y una nueva oportunidad al colombiano Jackson Martínez para que recupere su olfato goleador.

El Celta de Eduardo "Toto" Berizzo sigue con la duda de su goleador Nolito: tanto por la recuperación de la rotura fibrilar parcial del tendón del recto anterior de su muslo derecho sufrida hace mes y medio, como por su futuro deportivo. Y es que se está a cinco días del cierre del mercado invernal y el Barcelona sigue apretando por hacerse con sus servicios.

En la plantilla viguesa, pese a que su última visita a Madrid (el sábado ante el Rayo Vallecano) fue penosa, existe hasta optimismo.

"Podemos llegar a hacer historia porque hace mucho tiempo que no se supera la eliminatoria de cuartos. Este año se puede llegar a ganar la Copa y queremos luchar por ello", no ha dudado este lunes en indicar el canterano Jonathan Castro "Jonny", que incluso ha afirmado que su equipo tiene "muchas posibilidades" de eliminar al Atlético.

Ya en jueves, la UD Las Palmas intentará refrendar en su casa la "machada" de dejar en la cuneta al Valencia de Gary Neville, que como técnico no sabe aún lo que es ganar con su equipo en Liga, pero sí en Copa.

El 1-1 que se trajo el conjunto insular de Valencia le da buenas razones para soñar con plantarse en una semifinales donde no aparece desde la campaña 1996-97, cuando fue eliminado por el Barcelona. Hasta un empate sin goles le favorece.

El Valencia, en cambio, debe marcar "si o si" para pasar turno. Y se ve la Copa como una tabla de salvación a una temporada que está dando notables disgustos, que ha costado ya la marcha de un entrenador (Nuno) y está dejando grandes dudas sobre sus sustituto.

Al menos, el conjunto valencianista, salvo la ida ante Las Palmas, está dando la cara en la Copa (4 triunfos y un empate), si bien es cierto que sus rivales no fueron "ilustres" (Baracaldo, Granada, en las dos primeras rondas). Y las semifinales son un reto posible.

La eliminatoria de cuartos que se antoja más decantada es, sin duda, la que enfrenta a la "revelación" Mirandés" contra el Sevilla. Se parte del 2-0 en favor sevillista registrado en la ida, por lo que el cuadro burgalés -único de Segunda división aún en liza- lo tiene muy complicado.

El Sevilla no sólo ha ganado los cinco partidos coperos que lleva esta campaña, sino que además no ha encajado aún gol alguno. No caen en Copa por más de dos goles desde 2008, cuando perdió por 3-0 ante el Athletic Club.

Pero el Mirandés desea emular la gesta lograda en 2011, cuando se metió en las semifinales, donde cayó precisamente ante el conjunto bilbaíno.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus