•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los sureños cayeron peleando. Eso solo sirve de consuelo, pero el público capitalino, que salió de todos los rincones de la indiferencia para hacerse presente, lo apreció. No salió masticando amargura.

El trancazo de Javier Quiroz encima de la pared del jardín izquierdo sin embasados en el inicio del noveno, enmudeció al público, cortándole de un tajo, toda la agitación de un entusiasmo sostenido desde el empate 3-3 en el sexto. ¡Cómo dolió ver trotar a Quiroz dándole la vuelta al cuadro tan tranquilamente, sin mostrar emoción, como si no hubiera hecho daño! Y nos había doblado las rodillas. El equipo panameño agregó dos carreras, y a esa altura, con el 6-3 aplastando su capacidad de recuperación, al Rivas sólo le quedaba meter la cabeza en tierra, como los avestruces, intentando ocultar su frustración.

Estrada herido por tres estocadas

El viejo Coloso, se estremeció en el propio primer inning cuando el bateo del equipo panameño estalló fabricándole tres carreras al abridor sureño Paul Estrada. Hits consecutivos de Eduardo Tomas y Rubén Rivera después de un out, le dieron forma a la primera preocupación. El cuarto bate Xavier Quiroz, siguió con hit hacia el jardín derecho que provocó error en fildeo de Ramón Flores confundido en su propio apuro. Entraron dos carreras y Quiroz llegó de pie a la antesala, anotando por fly de Javier Domínguez. En un parpadeo, la pizarra estaba 3-0 a favor del equipo canalero, con el que tenemos una rivalidad desde 1935 en los C. A. y del Caribe realizados en San Salvador.

Ver galería completa: Panamá se impone a Nicaragua

El Rivas envió su primer señal de vida en el cierre del segundo. El derecho Robert Palencia, que colgó fácilmente el cero del primer inning, fue golpeado por el hit de Yurandel a la izquierda y un wild lo llevó a posición anotadora. Un cohete de Luis Allen al centro de los bosques, lo impulsó entre el bullicio recortando la distancia 3-1. No hubo más. Britton se ponchó y Moncho falló.

Gran Scone y otro recorte

La amenaza canalera en inicio del quinto, aún con dos outs, fue seria. Las bases se llenaron para el cuarto bate Quiroz, impulsador en el primer episodio. Con dos outs por ponches consecutivos, Estrada boleó al lead-off Orozco y el hit de Tomas al left, colocó a dos en posición anotadora aprovechando el tiro a tercera. En esa situación, sin disimulo, le otorgaron boleto al siempre respetable Rubén Rivera para cargar todas las bases. Ahí estaba Quiroz, en uno de los momentos cumbres, y se ponchó. El respiro de la multitud, se escuchó con claridad.

El equipo sureño hizo otro recorte en el cierre del quinto. Un hit productor de Jimmy a la zona corta del jardín izquierdo con dos outs, remolcó a Britton, pero Marín, enviado a la conquista del plato en un riesgo mayúsculo, fue esperado por el cátcher Vigil para desvanecer el peligro. El acercamiento en la pizarra 3-2, entusiasmó al público haciendo crecer la intriga.

Allen abre puertas al suspenso

La angustia volvió a presentarse en el escenario, cuando Panamá en el sexto, consiguió una doble posición anotadora con Domínguez y Bishop. Volviendo a torear el peligro, Estrada ponchó a Jean Rodríguez, pero Mesa lo retiró con el zurdo Muñoz en turno, llamando a José Escalona. Respondió Panamá sacando como emergente al derecho Saúl González, y Escalona con autoridad, lo ponchó ahogando la posibilidad.

El Rivas sin necesidad de recargar baterías, ejerció presión aprovechando los boletos concedidos por Palencia a Vásquez y DeCaster, que obligaron al ingreso de Gilberto Méndez. Con dos outs, Luis Allen conectó hit al centro empujando la carrera del empate 3-3, antes de fallar Britton. Entrar al último tercio del juego con el suspenso arañando espaldas, era un gran atractivo.

En la parte alta del noveno, un manotazo providencial del relevista José Luis Sáenz sobre un batazo humeante de Eduardo Tomas con hombres en las esquinas y dos outs, salvó el juego. El trazado del cepillazo indicaba que pasaría zumbando sobre segunda, pero la acción de Sáenz desvió la pelota dejándola al alcance por su derecha, para sacar el out sufrido con un gran disparo. Una vez más, los alterados corazones, descansaron.

En el décimo, el jonrón de Quiroz, desconectó las esperanzas. Un par de carreras más contra Sáenz, entrando Gustavo Martínez a cerrar, sentenciaron el partido el 6-3. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus