•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La volvió a partir Moisés. Obviamente me refiero al presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos, de apellido Ávalos, con la organización de la ceremonia de premiación 2016, no al personaje bíblico que partió el mar Rojo para abrirle paso al pueblo de Israel.

En otro destello de esta asociación, el formidable esgrimista del ring y violento pegador Román “Chocolatito” González, el mejor peleador del planeta libra por libra, recibió el  trofeo de Atleta del Año en presencia de toda la dirigencia del deporte casero, incluyendo entre los invitados a Gilberto Mendoza hijo, presidente de la Asociación Mundial de Boxeo, interesada en atraer al púgil a su campamento.

RECONOCIMIENTO A CARLOS REYES

El acto realizado en el Holiday Inn, como en los últimos años, fue dedicado al Dr. Carlos Reyes Sarmiento, un dirigente que le proporcionó un gran impulso a la asociación que desde hace largo rato maneja con tanto acierto como, Lewis Hamilton su carro, Moisés Ávalos. La intervención de Reyes fue lo más emotivo de la noche con una cabalgata de anécdotas y consejos saludables para las nuevas generaciones de cronistas, explicando lo difícil que fue para él proyectarse entre una competencia muy fuerte encabezada por Sucre y “El Porteño”, el posible 1-2 de todos los tiempos.

Moisés Ávalos se refirió a los momentos cumbres de nuestros deportistas a lo largo del 2015, haciendo paradas oportunas para apuntar detalles que deben permanecer en el disco duro de nuestras memorias. En tanto Enrique Armas, el vicealcalde, realizó un tour por los proyectos que se están poniendo en marcha, sobre todo en las instalaciones que serán escenario para los Juegos CA del 2017, con el reloj haciéndonos señas para que nos apuremos.

ROMÁN, CASO ÚNICO

¡Que inmenso debe haberse sentido “Chocolatito” al recibir el trofeo, cobijado por el reconocimiento de todos! Este es el chavalo de crecimiento espectacular, mostrando su grandeza coronándose en las tres categorías más pequeñas y con pretensiones de ir más allá. Sin requerir de pequeñas ni grandes inversiones, “Chocolate” ha conseguido un desarrollo extraordinario, como si fuera producto de las probetas de un laboratorio.

El mejor discurso de Román es con sus puños, manejando esas combinaciones de golpes, deslizándose fuera del alcance de sus rivales, pero la noche del sábado, pareció sentirse muy bien frente al micrófono y logró una buena conexión con el público agradeciendo el reconocimiento, abrazando el trofeo. Fue otra gran noche de la asociación y un mérito de Moisés Ávalos, quien la volvió a partir con la estupenda organización. Una noche de hermandad.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus