•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua con trompas de guerra tocó la marcha triunfal. Los Gigantes de Rivas, guiados por manos robustas de heroicos atletas, se quedaron con el botín en casa, borrando y vapuleando 12-3 a los Caimanes de Colombia, en la conquista del título de la Serie Latinoamericana, anoche en un abarrotado Estadio Nacional Denis Martínez, coloso que recobró vida con el bullicio sinfónico de miles de voces resonando sin cesar.Nicaragua se soltó a la ofensiva ante la debilidad de Colombia.

En una final como la de ayer un suspiro de descuido podía ser fatal. Los Caimanes, un equipo que coqueteó con la muerte en la fase regular, resucitando milagrosamente hasta pelear el título, aprovechó rápidamente el arranque frío del batallón pinolero para fabricar  dos carreras en el primer inning al mejor “as” de los Gigantes, Paul Estrada.

Abrió Fidel Peña con hit al bosque izquierdo y en un abrir y cerrar de ojos anotó el 1-0, propiciado por un error garrafal de Dwight Britton en el jardín central. Britton dejó escapar la pelota en un intento de devolverla rápidamente al cuadro, tras el hit de Efraín Contreras que se estacionó en tercera base. Anotó contreras el 2-0 por rola de Arthur Charles, creando un ambiente de preocupación.

‘Moncho’ orquesta fiesta

Ver a Estrada siendo golpeado en el génesis del partido no fue alentador, pero la alegría de los colombianos fue tan efímera como un rayo. Se sabía que el pitcheo de Colombia estaba debilitado por el desgaste sufrido a lo largo de toda la semana, durante su lucha por sobrevivir.

No pasó mucho tiempo para que los Gigantes se aprovecharan de la fragilidad del relevista Erick Gonzálvez, convertido ayer en abridor ante la escasez de pistoleros.  Base por bolas a Yurendel De Caster, golpe a Luis Allen y cohete de Britton al jardín izquierdo congestionaron las colchonetas sin out. Tocó turno al siempre peligroso Ramón Flores que, a pesar de estar apagado con .222 (2 hits en 9 turnos), despertó del letargo, disparando hit al bosque derecho remolcador de las dos carreras del empate, en un segundo inning productivo de 5 carreras.

Falló Renato Morales en elevado, Iván Marín con toque de sacrificio hizo avanzar a los corredores y otro golpe a Jimmy González volvió a llenar los costales ahora con dos outs. El festín nica no tuvo freno, Ofilio Castro y Wuilliam Vásquez remolcaron con imparable la tercera y cuarta carrera, explotando a Gonzálvez, que salió del montículo cabizbajo, con su camiseta llena de orificios ante la balacera que soportó. Relevó Dumas García, regalándoles la quinta carrera (5-2) a los Gigantes por wild pitch, anotando De Caster.

Demasiado castigo

El festín pinolero de 15 imparables a lo largo de todo el partido, no se detuvo. Anotó Luis Allen la sexta desde la antesala en el tercero, aprovechando un roletazo de Ramón Flores al campocorto y en el quinto, escogencia de Iván Marín con las bases llenas produjo la séptima carrera gracias a Allen.

El 7-3 (Colombia anotó una en el cuarto) ya era lapidario. Los Caimanes ya estaban heridos, inutilizados, pidiendo la hora para que terminara el suplicio, sin embargo continuó. Unos Gigantes inmisericordes terminaron por hacer añicos al relevo, fabricando 5 carreras en el octavo, compartidas entre los frágiles brazos de Tomas Cabaniel, Porfirio López y Ángel Tovar. ‘Moncho’ cosechó dos anotaciones con hit, y las otras tres fueron impulsadas por imparables de Yurendel, Britton y Vásquez.

El 12-3 en el marcador fue el reflejo de una noche tormentosa de los Caimanes, pero sublime  para los Gigantes. Triunfó Estrada con solamente 5 innings de labor. Le relevaron Gustavo Martínez, José Escalona y cerró Berman Espinoza.

Diría Jorge Luis Borges que con el tiempo se aprende a ganar. Con el tiempo se aprende de los fracasos y solamente con el pasar del tiempo se logran las conquistas. En Rivas abrieron las botellas de champán, las calles fueron tapadas por alfombras rojas, los Gigantes se convirtieron en campeones de la Serie Latinoamericana, primer título de este certamen internacional para un equipo nica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus