Erick Martínez M.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El corazón de los aficionados del beisbol estaba unido por un solo sentimiento y equipo: los Gigantes de Nicaragua, que elevaron al máximo la alegría del deporte rey pinolero con la conquista de la IV Serie Latinoamericana de Beisbol, que culminó anoche con un lleno impresionante en el Estadio Nacional.

A los aficionados no los invadió el sentimiento de la división, es decir que no era su equipo favorito el que estaba ahí compitiendo, sino el prestigio beisbolístico de Nicaragua estaba en juego. Con una gran demostración de bateo y pitcheo, los Gigantes de Nicaragua doblegaron abrumadoramente 12-3 a los Caimanes de Colombia.Erick Martínez.

Sin duda, el festejo, el bullicio era incontrolable tanto para los peloteros como para los aficionados, que invadieron el terreno de juego para acariciar ese trofeo que por primera vez se disfrutará en el país.

Los Gigantes, un equipo que estuvo coqueteando con la muerte en la Liga Profesional y que pasó apuros en la final ante el Oriental de Granada, se agigantó en este torneo de mayor nivel y lo demostró; le dio al país la alegría que solo se veía pasar con los Tigres de Chinandega, subcampeón en el 2013. Los Gigantes, en el 2014, no pudieron avanzar largo y el año pasado el Bóer tampoco pudo lograr el objetivo. Pero anoche los Gigantes tocaron la gloria deportiva del deporte rey pinolero.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus