•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Les llamaban “Los bombarderos”. Eran temibles. Tenían a Lou Gehrig y Babe Ruth, que conectaban 100 jonrones y empujaban 300 carreras. Más adelante juntaron a Roger Maris y Mickey Mantle que establecieron la marca de 115 jonrones para un paraje. Fueron el equipo de Joe, el gran DiMaggio, de Reggie el destructor, y de Jeter, quien popularizó el ¡Wow! Ahora, después de ganar 87 juegos y quedar fuera en la postemporada víctimas de los Astros de Houston 3-0, no se ven “matadores” y están revisando su armamento para la temporada del 2016.

No son unos Yanquis sin esperanzas como aquellos de 1971 que atormentaron a Ralph Houk y más adelante avergonzaron a sus seguidores con el cambio de esposas de sus pitcheres Fritz Peterson y Mike Kekich, pero son unos Yanquis debilitados, con Rodríguez desvaneciéndose pese al sorprendente rendimiento registrado el año pasado a los 40 años, después de un año fuera de acción por sanción; Teixeira navegando entre lesiones; Sabathia afectado por los problemas con el alcohol; Tanaka con ligamentos de su codo gimiendo; Greg Bird sacado del roster para someterse a una operación que lo obligará a un año sabático; y Beltrán saliendo de un bajón en producción.

¿CÓMO ESTÁN ARMADOS?

Con dos bateadores de 30 jonrones, Rodríguez y Teixeira, y solo un empujador de 90 carreras, Brian McCann, los Yanquis no flaquearon en su ofensiva. Aunque terminaron décimos en average con 251 puntos, anotaron 764 carreras, solo superados en la Liga Americana por Toronto, y sus 212 vuelacercas, fueron la cuarta cifra. El mayor inconveniente fue su rotación con tres ganadores entre 12 y 14 juegos y ningún otro de 10, con Andrew Miller firmando 36 salvamentos.

Brian McCann, su gran cañón (26 HR y 94 CE), estará detrás del plato; Teixeira en primera sin tener a Greg Bird detrás, Starling Castro llegado de los Cachorros en segunda al salir Stephen Drew, Didi Gregorius es el dueño del campo corto con Chase Headley en tercera; Brett Gardner, Jacoby Ellsbury y Carlos Beltrán en los bosques con Alex Rodríguez como designado. Posiblemente Tanaka, Eovaldi, Pineda, Severino y Nova como abridores, con Chapman, Miller y Betances cerrando puertas.

A DESPEJAR INCÓGNITAS

La cabalgata de intrigas que aguijonea a los Yanquis es extensa: ¿Podrá el tirador Nathan Eovaldi, ganador de 14 juegos por solo 3 reveses, volver a jefear la rotación de abridores? Su 4.20 en efectividad necesita ser mejorado. ¿Volveremos a ver al Masahiro Tanaka que tanto impresionó en su debut antes de lesionarse en el 2014? Crucen los dedos. ¿Será capaz el short Didi Gregorius de acelerar su proceso evolutivo después de registrar .265 reaccionando en los últimos dos meses? Sin ser una aproximación de Jeter, parece algo real. ¿Qué tan útil será ese bullpen con tres lobos, Miller, Betances y Chapman? Muchísimo seguramente. ¿Crecerá el prospecto de la colina Luis Severino de acuerdo a las expectativas? Lo creo. ¿Cuántas veces entrará Teixeira a la lista de inhabilitados? El temor pica y se extiende más que sus batazos. ¿Cuánto queda de Alex Rodríguez? Posiblemente ni él lo sabe. ¿Qué podrá aportar Sabathia? Muy poco, casi nada. ¿Volverá Ellsbury a ser el de antes? ¡Ojalá! Apenas robó 21 bases con 257 puntos. ¿Volverán estos Yanquis a la postemporada? Me parece poco probable en una zona tan pareja con Toronto, Boston, Baltimore y Tampa como rivales.

Soy un yanquista envejecido y resignado a lo que salga. A simple vista, los veo sin bombas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus