•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fue inevitable. El fantasma de la báscula se paseó ayer por California y volvió a frustrar a Randy “El Matador” Caballero, quien marcó 124 libras, dos por encima del peso en el que fue pactado su combate contra el mexicano Rubén García, que detuvo el péndulo en 122.4. Pese al excedente de peso de Caballero, la pelea se realizará.

Esta es la segunda ocasión en que el pugilista de Golden Boy Promotions falla en la báscula, pues ya lo había hecho el viernes 20 de noviembre de 2015, cuando en la ceremonia de pesaje para la pelea donde defendería su título de las 118 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) ante el inglés Lee Haskins, marcó 123.5, cinco libras y media por encima de la categoría.

“Después de cada entrenamiento revisamos el peso y todo está bien, no sabemos qué es lo que está pasando. Randy subió muchísimo, pero lo hicimos bajar de la noche a la mañana”, dijo Marco Caballero, entrenador y padre de Randy, un tanto confundido por los problemas de peso de su pupilo.

Consultado sobre en cuántas libras amaneció Randy ayer por la mañana, se limitó a decir que “alto”, argumentando no mencionar la cantidad exacta por las “críticas” que están recibiendo como consecuencia de este descontrol de peso, del que asegura ni el nutricionista que trabaja con ellos entiende lo que sucede.

Sin embargo, pese a ser la segunda ocasión en la que Caballero falla en la báscula, su padre asegura que cuentan con el apoyo de la promotora de Oscar de la Hoya: “Ellos saben quién es Randy y que antes de estas dos veces, él nunca había tenido problemas con el peso. Por eso lo apoyan al ciento por ciento”.

No conocen al rival

En busca de encaminarse hacia el éxito, Randy subirá hoy al cuadrilátero del Fantasy Springs Casino de Indio, California, para enfrentarse al mexicano Rubén García, de quien no saben mucho. “De Rubén no hay videos de sus combates, no sabemos cómo pelea, dentro del ring nos vamos a acoplar”, expresó el entrenador.

El azteca tiene un récord de quince victorias, una derrota y un empate; de sus triunfos, seis los ha logrado por la vía rápida. En teoría no debería complicar al boxeador estadounidense, que está obligado a ganar si desea volver a la élite del boxeo. Entre más rápido resuelva el combate será mucho mejor, porque quedará evidente su calidad y sus ganas de alcanzar mayores niveles.

Sin embargo, Randy tiene un factor en contra, su inactividad, pues no pelea desde el 25 de octubre de 2014, cuando derrotó a Stuart Hall y se convirtió en campeón. “Tenemos más de un año de no pelear, es mucho tiempo fuera del ring, veremos cómo sale todo el día de la pelea”, finalizó Marco Caballero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus