•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No se esperaba una cátedra boxística, era obvio que no iba a suceder, lo único fácil de predecir era el triunfo y a partir de allí sacar las conclusiones pertinentes del resultado. El estadounidense de origen pinolero, Randy el “Matador” Caballero, noqueó a Rubén García la noche del viernes en el Fantasy Springs Casino de Indio, California, sin mostrar alardes, simplemente cumpliendo los pronósticos.

Más que el resultado, lo importante era ver cómo regresaba Randy al ring después de 1 año de inactividad. Partamos primeramente del aspecto físico; al no dar el peso en la báscula, marcando 124 libras, dos por encima de la categoría que previamente se había pactado el combate, Caballero se vio un poco rellenito, lento a la hora de ejecutar sus combinaciones, y defensivamente tragó golpes innecesariamente. 

García no fue un rival para valorar a Randy. El mexicano lució como un saco, soportando el castigo de un Caballero que en varios momentos del combate mostró desesperación, tirando golpes desordenadamente, fuera de distancia, graficándolos con anticipación, siendo su mejor arma los ganchos a la zona hepática y los cruzados de ambas manos que poco a poco fueron minando al azteca.

Dos caídas y final

Era cuestión de tiempo para que el nocaut llegara con un peleador mexicano cansado, limitado técnicamente, sin pegada ni alma, rogando misericordia para que detuvieran las acciones. En el séptimo un cruzado de derecha del nica hizo sucumbir a García, quien se levantó de la lona a aguantar los embates del estadounidense, quien nuevamente en corto estremeció a García, cayendo por segunda vez. 

  • 23 victorias (13 nocauts) sin derrotas es el récord de Randy Caballero.

Terminó el round y en el octavo el mexicano ya no salió más. No era necesario seguir soportando castigo. Había ganado Randy sin lucir demasiado. Lo mejor de Caballero fue su espíritu de ir hacia el frente, buscando el combate, adueñándose del centro del ring, atacando sin parar, pero francamente no parece que las 122 libras sea una categoría en la que pueda mostrarse  competitivo ante rivales de exigencia mayúscula. Pero se ve difícil que vuelva a 118, tomando en cuenta sus problemas de peso que surgieron inesperadamente el año pasado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus