•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 

Quiero pensar que el partido pudo cambiar de diseño si no le anulan a Messi un gol legítimo en el propio arranque del juego, con el Barcelona, reverenciado líder de la Liga, tratando de abrumar al Levante, un equipo que no levanta, apenas patalea en el fondo de la tabla de posiciones. Y digo esto porque pese al triunfo conseguido por 2-0, autogol de Navarro casi en la mitad del primer tiempo, y puñalada de Suárez en los minutos de reposición, el Barsa se transformó en un equipo de futbol borroso y expuesto a ser herido, obligado a transitar entre la angustia. Una gran atajada de Bravo y ese disparo de Morales que rebotó en el poste derecho le permitieron al Barsa espantar la liebre de la sorpresa.

Los apuros de Alves

Hace unos días, este Barsa de Luis Enrique, que extendió a 28 la racha de partidos sin perder, igualando una marca establecida en tiempos de Guardiola, provocó una gran impresión como equipo arrasador, capaz de no dejar títere con cabeza, estrangulando brutalmente al Valencia 7-0, pero ayer, pese a ser superior, enfrentó complicaciones con su defensa apurada en busca de cierres y despejes, siendo incidente el liderazgo de Piqué, obviando los desajustes de Danny Alves, constantemente superado.

Necesitado de mejores conexiones proporcionadas por parte de un medio campo calificado como flexible y creativo, formado Sergi Roberto, Iniesta y Rakitic, el Barsa se trabó en la multiplicación de combinaciones dentro del área, sin Neymar tan desequilibrante ni Messi tan lúcido, solo con la presencia casi permanente en el área del amenazante Suárez, a la caza de oportunidades. El tiempo se alargaba y el Barsa no encontraba cómo manejar con solvencia los hilos del partido, atento a los desbordes del Levante, un equipo que se olvidó de la diferencias “de clase” para ser atrevido y fabricar problemas.

Navarro juega para el barsa

Estas características, sostenidas aun después de la pelota desviada por David Navarro hacia las redes de Mariño, con la parte baja de su espalda, facilitando el 1-0 a favor del Barcelona, convirtieron el partido en interesante, al ser inyectado por una cuota de suspenso. El peligro de ver perder dos puntos al equipo catalán de producirse un equilibrio, era acariciado por el Atlético de Madrid, vencedor del Eibar 3-1, y el Real Madrid, en espera del Granada más tarde.  

  • 28 partidos consecutivos sin conocer la derrota acumula el Barcelona.

El disparo de Morales contra el poste en el minuto 38 y la atajada de Bravo sobre cañonazo de Rossi a los 47, advirtieron sobre la posibilidad del Levante de forzar el empate, pero el equipo azulgrana sobrevivió, sujetó las riendas con largas posesiones sin utilidad, y en la extensión de dos minutos, dibujó una contra fulminante con quiebre de Messi por la derecha y trazado preciso hacia Suárez quien no perdonó y fusiló a Mariño, sellando el 2-0, afianzando el liderato. Fue otro Barsa, borroso, limitado a 5 disparos a puerta, pero siempre vencedor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus