•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El beisbol cubano perdió a dos de sus estrellas, los hermanos Yulieski y Lourdes Gourriel, que abandonaron el equipo que disputó la Serie del Caribe, en Santo Domingo, atraídos por agentes internacionales. 

Los peloteros, de 31 y 22 años, respectivamente, dejaron el hotel donde se alojaba el equipo cubano de los Ciego de Ávila, que quedó en el cuarto lugar de la serie que conquistó México el domingo, según confirmó la prensa oficial.

“En horas de la madrugada de hoy (ayer) se produjo el abandono del hotel donde se encontraba el equipo cubano de beisbol (...), en franca actitud de entrega a los mercaderes del beisbol rentado y profesional”, señaló una nota divulgada por la Agencia Cubana de Información.

La deserción de los hermanos Gourriel es quizá la más importante en la larga lista de abandonos que suma el deporte “rey” de Cuba.

Codiciados por las Grandes Ligas, Yulieski y Lourdes son hijos de Lourdes Gourriel, una de las leyendas del beisbol cubano y quien ha visitado Estados Unidos en varias ocasiones.

Cuba castiga a los peloteros que desertan por dinero impidiéndoles el regreso al país por un tiempo y excluyéndolos de la selección. 

En un intento por frenar las fugas, el Gobierno de Raúl Castro aprobó en 2013 los contratos en el exterior, marcando el regreso de Cuba al deporte profesional tras cinco décadas de amateurismo, pero las fugas se han disparado, al extremo de que en 2015 pasaron del centenar.

En negociaciones

La deserción de los hermanos Gourriel se produce en medio de negociaciones entre Cuba y las Grandes Ligas para la contratación de peloteros.

El acercamiento entre la Federación Cubana de Beisbol y las Grandes Ligas (Major League Baseball, MLB) ya tuvo un punto alto en diciembre pasado con la visita a la isla de cuatro peloteros desertores cubanos (José Abreu, Yasiel Puig, Alexéi Ramírez y Brayan Peña), un gesto que Suárez reconoce como “un punto de partida con buena intención y buena voluntad”.

“Cuba sigue ese intercambio con MLB, un intercambio respetuoso, basado en valores, donde nos tratamos como iguales. Creo que hay que reconocer la osadía de MLB y también la receptividad de nuestras autoridades a través de la Federación Cubana de Beisbol”, dijo a la AFP en Santo Domingo el comisionado de beisbol cubano, Heriberto Suárez.

Ese acercamiento entre Washington y La Habana tiene a los peloteros cubanos frotándose las manos ante la posibilidad de poder conseguir libremente jugosos contratos en la MLB, sin tener que abandonar su país, como imponen las restricciones del embargo.

El mayor de los hermanos fue considerado el mejor jugador del equipo cubano en la pasada Serie del Caribe. Su fichaje, y el de su hermano, podría rondar los 100 millones de dólares, según expertos en mercadeo deportivo.

El diario Nuevo Herald de Miami relató que ambos beisbolistas dejaron el hotel “sobre las dos de la madrugada en una camioneta que, supuestamente, pertenecía a un órgano del ejército dominicano”.

“Los dos hermanos bajaron al lobby del hotel donde se hospedaba la delegación cubana y se montaron en una camioneta negra, donde se advertían las insignias de un cuerpo armado”, dijo el periódico citando a un testigo que no identificó.

El beisbol cubano, dueño de tres coronas olímpicas y 25 mundiales, bajó su calidad en los últimos años golpeado por la ola de deserciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus