•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las agujas del reloj aún no se habían estacionado en el nueve, cuando los preseleccionados nicaragüenses, guiados por Marvin Benard, se lanzaron al campo, sedientos de beisbol, decididos  a batallar por un puesto, convencidos de que entrenando fuerte es la única manera de alcanzar un alto nivel competitivo, dispuestos a dar lo mejor, a fajarse de principio a fin, conscientes de que de ser parte de la lista definitiva de 28 peloteros, las esperanzas de todo un país beisbolero estarán sobre ellos.Calienta Wuilliam Vásquez entrenó con el grupo.

No fue el de ayer un entrenamiento al máximo nivel, era de esperarse, pues los muchachos vienen de una semana de vacaciones y lo mejor era comenzar un tanto “lento y suevecito”, como dijera el manager Benard, en declaraciones a los medios de comunicación una vez finalizado el primer entrenamiento.   

“Estamos comenzando lento, suavecito, porque no queremos lesionar a nadie, pero en una o dos semanas las prácticas serán más fuertes”, afirmó el otrora jugador de los Gigantes de San Francisco en el beisbol de las Grandes Ligas.

 

Así entrenaron

Hubo una charla inicial, en ella Benard les aclaró que iban a separar la diversión y el trabajo. “Vamos a reírnos y vamos a gozar, pero cuando haya que trabajar vamos a trabajar”, orientó el mánager. También los animó e hizo un llamado al optimismo, cosa tan importante en un equipo, sobre todo cuando se tiene un reto tan gigantesco en un futuro tan próximo, como lo es ganar el primer lugar del grupo que jugará el Preclásico Mundial de Beisbol en Mexicali, México.  

Posterior a la charla, los peloteros corrieron sobre el campo y realizaron ejercicios de calentamiento. Así empezó un entrenamiento de más de tres horas de constante aprendizaje, la puesta en marcha del plan elaborado por el cuerpo técnico en busca de confeccionar un equipo que no solo compita, sino que gane, como lo plantea la filosofía del entrenador de pitcheo, el dominicano Nelson Cruz.

Tras el calentamiento inicial, los jugadores de infield y outfield empezaron a bolearse, mientras los pitcheres calentaban sus brazos, haciéndolos sacar humo, preparándolos para competir y estar listos para el momento en el que sea necesario lucirlos.
Posteriormente, los grupos en los que fueron divididos los preseleccionados, tal y como lo había adelantado Marvin Benard, realizaron labores específicas de sus funciones. Por ejemplo, Nelson Cruz practicó con los pitcheres cómo reaccionar ante un toque de bola, teniendo corredores en las distintas bases y planteándose situaciones hipotéticas. Benard se encargó de charlar y entrenar con los bateadores, con quienes compartió técnicas de cómo mejorar el swing  y lograr un mejor contacto con la pelota. Los jardineros practicaron buscando atrapar batazos lejanos, próximos a la barda.

El entrenamiento también incluyó el toque de pelota. Los bateadores desfilaron, con madero en mano, ante una máquina de lanzar bolas, detrás de la cual estaba Julio Sánchez. La idea era mejorar en esa área, en la que tanta debilidad tienen algunos bateadores nicaragüenses.  

Este primer entrenamiento, que culminó pasado el mediodía, fue “para conocernos mejor, estoy a la espera de que el cuerpo técnico me diga qué tenemos y qué nos hace falta”, dijo Benard, quien asegura que la preparación de la preselección irá tornándose fuerte con el pasar de los días y que se debe trabajar más ofensiva que defensiva, según lo que vio ayer.

Grandes ausentes

A los entrenamientos de ayer no se hicieron presente una serie de peloteros, debido a sus compromisos con organizaciones del mejor beisbol del mundo. No estuvo Cheslor Cuthbert, Alex Blandino, Jairo Beras, entre otros.

Sin embargo, los peloteros disponibles que están en el país sí se reportaron, entre ellos Ofilio Castro, Sandor Guido,  Ramón Flores, Renato Morales, Carlos Téller, entre otros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus