•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pelotero venezolano Wuilliam Vásquez se convirtió en residente nicaragüense desde el pasado lunes; sin embargo, ese estatus no le garantiza, en caso de quedar en la lista definitiva de 28 peloteros, participar con Nicaragua en el Preclásico Mundial que se jugará en Mexicali, México, del 17 al 20 de marzo próximo.

De acuerdo con Vásquez, el tema de la residencia ya está resuelto. “Hace falta que la gente de las Grandes Ligas dé la autorización. Yo estoy a la espera de lo que me diga Nemesio Porras”, dijo el venezolano tras haber finalizado el segundo día de entrenamiento.

Consultado sobre el tema, el presidente de la Federación Nicaragüense de Beisbol Asociada (Feniba), Nemesio Porras, confirmó lo dicho por el pelotero venezolano, señalando que uno de los aspectos que la MLB toma en cuenta para dar un fallo positivo en casos como este, es el tiempo que el jugador tiene como residente en el país. Desde esa perspectiva no se ve tan fácil, pues hasta hoy Vásquez tendría aproximadamente dos días como residente en Nicaragua, y tendrá poco más de un mes para cuando inicie el Preclásico Mundial.

Sería duro perderlo

El hecho de no estar seguro de vestir los colores pinoleros para representarlos en suelo mexicano, no ha sido una razón para que Vásquez se ausente de los entrenamientos de la Preselección Nacional, al contrario, ha estado presente los dos primeros días de práctica, mostrándose dispuesto y útil en todo momento. Perderlo sería un golpe fuerte para el combinado que dirige Marvin Benard.

Sobre todo, porque se trata de un jugador ofensivo que juega bien en la primera base, que ofrece batalla en el pentágono, siempre luce amenazante y está dispuesto a dar lo mejor para contribuir con el equipo.

Desde su llegada a Nicaragua, este bateador ha demostrado su calidad. Así lo evidenció cuando jugó con el Bóer en la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) durante la temporada 2011-2012, impulsando 51 carreras, cifra que permaneció como récord hasta la temporada siguiente, cuando Yurendel De Caster fijó la marca en 56.

En la temporada 2013-2014 volvió a brillar, estableciendo en 24 la racha de más juegos consecutivos conectando de imparable, dejando atrás la marca establecida la campaña anterior por el dominicano José Campuzano. La hazaña la logró mientras  jugaba con los Tigres de Chinandega, iniciando la racha el 23 de noviembre de 2013 y culminándola el 26 de diciembre del mismo año.

En la temporada 2015-2016 confirmó su potencial, quedándose con el título de Jugador más Valioso de la serie final, en la que su equipo, los Gigantes de Rivas, se coronaron campeones derrotando al Oriental de Granada. Por esa calidad mostrada y confirmada, sería un golpe duro perderlo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus