•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Imposible sospechar el derrumbe de una montaña de tan altas expectativas que había dominado la División Central de la Liga Americana desde el 2011 hasta el 2014, sin interrupción. Es lo que ocurrió con los Tigres de Detroit en el 2015. Ellos se veían tan bien el día inaugural con David Price abriendo contra los Gemelos y un line-up que incluía a cinco cubanos: el fiero artillero J. D. Martínez hijo de cubanos nacido en Miami, Nick Castellanos, Yoenis Céspedes, Alex Ávila y José Iglesias, más Miguel Cabrera, Víctor Martínez y Ian Kinsler, que volvieron a ser considerados favoritos pese al crecimiento espectacular de los Royals. No podíamos imaginar que terminarían en el sótano con solo 74 triunfos, a 20 y medio juegos de la cima.

Cuando los rugidores soltaron a Price y Céspedes al finalizar julio, era obvio que estaban tirando la toalla. El lesionado Miguel Cabrera batallaba contra la adversidad  y Justin Verlander había dejado de ser el factor de seguridad en la colina. Incluso el aporte de Alfredo Simon, ganador de 13 juegos, no era suficiente. Así que el hundimiento de los Tigres no fue sorprendente.

Lo que necesita Ausmus

¿Cómo volver a ser competitivos? Esa es la pretensión del mánager Brad Ausmus, un sobreviviente al naufragio. La adquisición del derecho Jordan Zimmermann, un ganador de 19 juegos con los Nacionales en el 2013; la esperanza de ver recuperado a Verlander, un ganador del Cy Young y Más Valioso al mismo tiempo; confiar en que Miguel Cabrera, el campeón bate de la Liga saltando encima de todos los inconvenientes, estará saludable; apostar por el aporte que puede volver a ofrecer Víctor Martínez, más la explosividad garantizada de J. D. Martínez, bateador de 38 jonrones y 102 remolques, y la llegada de Francisco Rodríguez para funcionar en el bullpen, zona despoblada después de las salidas de Joakim Soria y Neftalí Feliz, hacen pensar que los Tigres pueden resurgir en este 2016.

Se fueron Alex Ávila, Rajai Davis, Neftalí Feliz, Joe Nathan y Al Albuquerque, en tanto Alfredo Simón sigue como Agente Libre. La Gerencia, muy activa, obtuvo a Zimmermann, a Justin Upton un agitador en la ofensiva, al derecho Mike Pelfrey, hace un tiempo cercano gran posibilidad de los Mets, al catcher oscurecido Jarrod Saltalamacchia, al relevista Mark Lowe, a Justin Wilson, y al guardabosques Cameron Maybin. Sin duda, un buen botín. No para el pirata Drake, pero sí para Ausmus.

Alineación para fajarse

En el terreno, los Tigres colocarán a su as” del cañoneo Miguel Cabrera en primera base, Ian Kinsler en segunda, José Iglesias en el campo corto, Nick Castellanos en tercera, Mike Avilés listo para funcionar como utility en el infield, James McCann detrás del plato, Upton, Antony Gose y J. D. Martínez en los bosques, y Víctor Martínez como Designado. Obviamente Maybin tendrá que estar a la caza de oportunidades.

La rotación con Verlander y Zimmermann al frente, Aníbal Sánchez como tercer brazo, delante de Mike Pelfrey, tendrá que esperar que el quinto hombre salte al tapete después de la batalla en el entrenamiento entre Shane Greene, Daniel Norris, Kyle Ryan, Matt Body y Buck Farmer. En el bullpen, Francisco Rodríguez, Mark Lowe y Justin Wilson, serán los soportes. Naturalmente que los Tigres van a mejorar, pero no lo suficiente para alterar los nervios de Kansas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus