•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este es el Real Madrid que vale la pena ver. Un equipo sin inhibiciones, suelto en su accionar, sin cautela, efectivo volcándose, y experto en contragolpes. Le clavó 4-2 a un valiente Bilbao, capaz de presionar y resistir, y además de preocupar, como lo logro en ese primer tiempo de gran intensidad, en el que la figura pudo ser Aduriz, quien dispuso de tres oportunidades claras para marcar, pero lo fue Cristiano, con el primero de sus dos goles, quiebre magistral y mortífero remate de derecha, y la incidencia que consiguió moviéndose cargado a la izquierda, y entrando al área con cierta impunidad mostrando su puño de hierro.

CRISTIANO GOLPEA RÁPIDO

El gol madrugador de Cristiano en el minuto 2, maniobrando en el área y ejecutando a Iraizoz con un derechazo letal, hizo pensar que el Madrid podría estar en ruta de un triunfo rotundo y quizás sin complicaciones. No fue así, el Bilbao llegó sin temores planteó una batalla abierta, fuera de los refugios, sin importarle el conocido punch del adversario, y estuvo amenazando a Keylor sobre todo con Aduriz, exigiendo del tico lo mejor de sus reflejos y ser oportuno en las salidas. Y en el minuto 9, la falla de Varane retrasando a Keylor que, estirándose en el piso solo alcanzó a manotear el balón. Eraso, entrando, se encontró con el perfil apropiado y con derecha estableció el equilibrio 1-1.

Era lo que necesitaba el Athletic para estimularse, lanzarse decididamente a las recuperaciones, avanzar garantizando entregas hacia las bandas y atacar la cabaña de Keylor Navas. Entre la agitación de ver tambalearse la defensa blanca, pero manejando el Madrid opciones de contraofensivas, una gran atajada de Keylor neutralizando cabezazo de Aduriz, otra de Iraizoz en la cabaña opuesta sobre entrada huracanada y cabezazo frontal de Danilo, un disparo de Aduriz al travesaño y otro de Lekue que despeja Keylor de puños.

GOLES DE JAMES Y KROOS

Cuando más agresivo estaba el equipo vasco, se produce el gol del colombiano James en el minuto 36, reactivando su habilidad conocida con desplazamiento horizontal fuera del área, y martillando estupendamente con su izquierda, inutilizando la reacción de Iraizoz, fue galvanizadora para el Madrid. Ahora el equipo de Zidane tomaba las riendas 2-1 con mucho que discutir. Insistió el Bilbao mientras el reloj del primer período avanzaba, pero fue el Madrid el equipo que asestó una tercera cuchillada, casi sobre el tiempo, por medio del alemán Kroos, con media vuelta y taponazo dentro del área, recibiendo de Cristiano, su primero del año. Ese dardo estableció una diferencia de 3-1, mortificante, difícilmente reversible.

El Bilbao, sin engavetar sus pretensiones, se vio trabado en sus proyecciones durante el segundo tiempo, con el Madrid sin apuros, pero ejerciendo presión, manteniendo bajo amenaza al rival para impedirle crecimiento, y en el minuto 87, después de la expulsión de Varane por segunda tarjeta amarilla, otra estocada de Cristiano, rematando de derecha dentro del área para el 4-1. El Bilbao, batallador, todavía pudo marcar su segundo gol en el 91 por un cabezazo de Elustondo, enderezando un centro, dejando sin chance a Navas. El 4-2 fue un certificado al esfuerzo y buen juego ofrecido por el Athletic, frente a un Madrid ágil, suelto, sin cautela, pero aprieta cuellos. El Madrid que queremos estar viendo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus