•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lionel Messi sigue siendo una inagotable fábrica de asombros. No lo digo por la forma como ejecutó un penal entregándole la pelota suavemente adelantada a Luis Suárez, sacrificando su gol 300, permitiéndole al uruguayo adelantarse 23-21 a Cristiano en la batalla por el “Pichichi”, sino por su multiplicidad de formas para ser desequilibrante e incidente, agobiando al equipo rival.

Eso explica por qué casi siempre es el mejor jugador en cada partido tanto con el Barcelona como con la Selección de Argentina. El factor Messi es decisivo. De no ser el asistente directo, interviene en la maniobra, iniciándola o continuándola.

EL ACCIONAR DEL GENIOLUIS SUÁREZ CONVIRTIÓ UN TRIPLETE.

 

Un súper Barsa impulsado por un súper Messi deshilachó ayer 6-1 al siempre difícil Celta. Fue el argentino quien adelantó al equipo azulgrana 1-0 con una hermosa parábola de tiro libre, robándose unos metros en la puesta del balón en tierra, más cerca del área; fue Messi quien estuvo barriendo todo el frente de ataque perseguido por una legión de defensores generando peligro; fue él quien levantó magistralmente en el minuto 59 ese balón que descendió a los pies de Luis Suárez para el remate del uruguayo, colocando al Barsa en ventaja 2-1; quien a los 76 dibujó el trazo dentro del área para que Neymar se extendiera hasta el fondo, disparando casi sin ángulo, entrando Suárez a sentenciar el 3-1 con derecha; quien a los 82, provocó el penal de Jonny en una jugada magistral contra la raya de fondo, entrando al área; quien en la ejecución del penal se le ocurrió adelantarlo como lo había hecho Cruyff hace muchas lunas, para que Suárez entrara apretando el gatillo estableciendo el 4-1; quien combinó con Suárez en el minuto 91 previo al pase largo hacia Neymar, sellando el 6-1, después del gol de Rakitic a los 87, raramente, sin intervención de Messi.

Aunque Suárez marcó tres goles y Neymar continuó con sus diabluras, no había como discutirle a Messi ser el jugador más destacado del partido que deja al Barsa siempre líder con 57 puntos, tres más que el Atlético de Simeone, cuatro sobre el Real Madrid, y un juego pendiente que le presenta la posibilidad de agregar otros tres puntos.

EL CELTA PELEÓ LARGO RATO

No fue el Celta un equipo adormecido y sin iniciativa. Dispuso de oportunidades con capacidad de llegada. El arquero chileno Bravo realizó tres estupendas atajadas neutralizando disparos de Planas, Beauvue y Wass, y sintió escalofríos ante los disparos desviados de Guidetti y Wass. Sin embargo, el Barcelona pudo ampliar su producción. Suárez estrelló un balón en el poste, Sergio Álvarez detuvo disparos de Neymar y de Messi, una pelota disparada por Neymar fue sacada sobre la propia raya, Suárez malogró una gran oportunidad y un golpe de volea de Jordi zumbó encima de la escuadra izquierda.

Un partido agitado y bien jugado, con acción en las dos áreas, pero con un mejor manejo del balón y el tiempo por parte del equipo de más sabiduría, esa aproximación al Bolshoi que es el Barsa de Luis Enrique, que disputará la final de la Copa del Rey y pretende abrirse paso en los octavos de la Champions.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus