•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Emocionalmente estoy muy feliz por el nacimiento de mi hija Chelsea”, cuenta Félix Alvarado con sus ojos iluminados de alegría y su rostro ruborizado al tener apenas 23 días de haber debutado como papá. Cuenta el muchacho de puños de acero y valentía de guerrero que su visión de vida ha cambiado radicalmente.

Hay una frase extraordinaria firmada por Jorge Valdano, quien dice que el futbol “es un estado de ánimo”. Pero la cita no solamente se puede aplicar a este deporte, también al boxeo, la disciplina que practica Félix, dueño de un talento indiscutible y con proyecciones a convertirse en el décimo segundo campeón mundial de Nicaragua.

Si existía cierta dosis de pérdida de pasión por el boxeo, etapa por la que muchas veces pasan los pugilistas tras perder una o dos oportunidades de título mundial, esa ha desaparecido totalmente en el muchacho capitalino. La llegada de Chelsea aumentó su inspiración, el convertirse en campeón en busca de mejorar su calidad de vida, ahora no es un objetivo, tampoco una meta, es una obsesión.

“Ahora tengo más responsabilidad, le pongo más esfuerzo a las cosas, quiero darle lo mejor a mi hija. Mi objetivo es trabajar fuerte, estoy ansioso por una oportunidad de título mundial. Hablé con mi manejador, don Silvio Conrado Jr., me dijo que vamos paso a paso, estamos procurando levantar mi perfil y coger más confianza. No sé si este año pelearé por título, eso puede llegar en cualquier momento, debo estar preparado”, explica Alvarado.

Debe ganar

Félix volverá al ring este viernes, encabezando la cartelera boxística que organiza la promotora Búfalo Boxing, manejada por Rosendo Álvarez y su esposa Ruth Rodríguez. Alvarado se enfrentará al mexicano Noé Medina, un pugilista de 13 triunfos (6 nocauts) y dos derrotas, destinado para que el nica esfuerce un poco sus músculos y se muestre esplendoroso.

“Estoy contento por la oportunidad que se me está dando, es un gran reto enfrentar a un mexicano en mi país, eso me anima. Nunca subestimo a nadie, me siento preparado”, afirma el “Gemelo” que en algún momento imaginó que el camino a más oportunidades de título mundial no sería tan complicado.

“Creí que después del robo que me hicieron contra Juan Carlos Reveco, sería más fácil conseguir oportunidades de título mundial. Pero me he fijado que don Silvio nunca se va de boca, no tira a los boxeadores a que vayan a perder, estudia bien las opciones y las posibilidades de ganar. Peleo en 112 libras porque no me haya rivales, sin embargo en 108 me siento fuerte, no tengo problemas sinceramente con el peso y es allí donde me conviene estar”.

“Con mi entrenador Luis Cortez he mejorado la precisión, ahora tiro menos golpes. Eso me ha ayudado a noquear más, eso ha provocado que logre victorias rápidamente. El fajador va a recibir muchos golpes, pero estoy tratando de mejorar defensivamente, mover más la cintura, pasar golpes”, afirma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus