•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Podrán los Cardenales defender esa ventaja de tres juegos conseguida en el 2015 frente a un rival como los Cachorros, que se han fortalecido dejándolos sin su mejor bateador, Jason Heyward (293 puntos), y sin el pitcher que fue líder en efectividad del staff, John Lackey (2.77 de average)? Agreguen que la diferencia sobre los sublíderes Piratas en el centro de la Liga Nacional fue de solo dos juegos.

¡Qué clase de nudo! Difícil encontrar una dentadura capaz de soltarlo, sin necesitar de una urgente rehabilitación oral.

Tratándose de los Cardenales, no deberíamos preocuparnos. Ellos no parecieron darse cuenta que habían perdido a Alberto Pujols en la agencia libre del 2011, ni que Chris Carpenter, lesionado, casi ve terminar su carrera, ni que Kyle Lohse dijo ¡nos vemos! y más adelante Shelby Miller fue cambiado. En el campamento de San Luis, siempre aparecían los tapahuecos y, en esta ocasión, Adam Wainwright, un dos veces ganador de 20 juegos y otras dos de 19, quien solo pudo abrir cuatro juegos en el 2015, es una opción mejor que Lackey en su retorno, en tanto el chavalo Stephen Piscotty, prospecto con etiqueta de “ojo con él”, levanta la mano junto con Randal Grichuk y Tommy Pham, otros dos guardabosques en proyección.

EL GRAN RETO DE MIKE

Volver a ganar 100 juegos es un gran reto para el equipo dirigido por Mike Matheny en una zona tan confusa por el elevado nivel de competencia, tan es así, que cualquier otro líder de división hubiese terminado cuarto.

Además de Heyward y Lackey, los Cardenales perdieron a Mark Reynolds, Jon Jay, Pete Kozma, Peter Bourjos, Matt Belisle y Carlos Villanueva. Pero tomaron eso con calma confiando en sus prospectos. Consiguieron al cátcher Bryan Peña por los problemas musculares de Yadier Molina, al infielder Jedd Gyorko, el tirador derecho Mike Leake, quien ganó 11 juegos con Rojos y Gigantes el año pasado, y los también derechos Matt Bowman y Seung Hwan.

La figura cumbre en el ataque de San Luis durante el 2015 fue Matt Carpenter con 29 jonrones y 84 empujadas, cifras líderes, lo mismo que el .505 de slugging y sus 101 carreras empujadas, con .272 de porcentaje. Carpenter es el hombre de la esquina caliente en un infield que presenta a Johnny Peralta, bateador de 159 imparables en el campocorto, Kolten Wong de 24 años en segunda, y Brandon Moss disputándole la inicial a Matt Adams. Detrás del plato, Yadier Molina enfrentando una recuperación, con Bryan Peña listo para ser útil, mientras Jedd Gyorko funciona como utility. En los bosques, Matt Holliday por la izquierda, Randal Grichuk en el centro y Stephen Piscotty en el rincón derecho. Todas las posiciones bien cubiertas.

HAY SUFICIENTE PITCHEO

Adam Wainwright regresa a la jefatura de la rotación de abridores, con el evolucionado Michael Wacha como látigo número dos. El restablecido Carlos Martínez, Mike Leake y Jaime García completan el quinteto, mientras Trevor Rosenthal, un salvador de 48 juegos con 2.10 en carreras limpias, es el factor de seguridad en el bullpen, respaldado por Kevin Siegrist, Jordan Walden, Jonathan Broxton y Seung Hwan. Según Matheny, no va a padecer de dolores de cabeza con estos brazos.

En una división tan impredecible, los Cardenales, aún sin Heyward y Lackey, no han perdido un gramo de respeto. Podrían resistir a Cachorros y Piratas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus