•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mejor el París Saint Germain y merecida su victoria por 2-1 sobre este Chelsea, tan aguerrido como siempre, que se aproximó a la repartición en puntos sin conseguirlo, pero quedando con el estímulo de marcar un gol en patio ajeno, forzando una pizarra ajustada. El uruguayo Cavani, que salió del banco en el minuto 73 como reemplazo de Lucas Moura, decidió el vibrante duelo quebrando el 1-1 en el minuto 77, hinchando a la multitud local. Cuando sonó el silbato final, más allá de cualquier consideración, París era una fiesta.

En Lisboa, el local Benfica necesitó de un gol de Jonás en tiempo de reposición, para imponerse 1-0 al Zenit de Rusia. En contraste con lo visto en París, este otro duelo fue de futbol discreto, muy cauteloso, difícil para poder establecer cuál equipo había mostrado superioridad. Jonás evitó que el Benfica viajará a San Petersburgo con los pies entre las brasas.

LOS ARQUEROS CRECIDOS

Los dos arqueros alcanzaron un gran crecimiento con intervenciones espectaculares. El Curtois que conocemos, exhibiendo vivísimos reflejos, esa capacidad de vuelo que le facilita su estatura, y sobre todo, su habilidad para cerrar espacios saliendo con exactitud, impidió que el Saint Germain se estirara en la pizarra después del taponazo de Ibrahimovic, con ligero desvío de un defensa, adelantando al equipo de Laurent Blanc 1-0. Una y otra vez, Courtois fue el Señor de los Milagros.

En la otra cabaña, el alemán Trapp, quien con un manotazo sacado de la nada, le quitó un gol al brasileño Diego Costa, respondió a las exigencias de los ataques organizados por el Chelsea, pese a que Hazard, su figura cumbre, no estuvo lo suficientemente iluminado, y fue sustituido por Oscar en la recta final, en busca de mayor penetración, precisamente la especialidad de Hazard, según Mourinho, el tercer “grande” del futbol actual detrás de Messi y Cristiano.

MEJOR EL EQUIPO FRANCÉS

Impresionó el PSG. Estupendo en el manejo de proyecciones en el medio campo y punzante en el área, con Ibra aproximándose constantemente cargado de peligro, apretando el gatillo, mostrándose para recibir y sacando de posición a los zagueros. El Zorro, todavía en plenitud, no pierde su astucia y es una amenaza permanente. Fue Curtois quien lo limitó a solo un gol.

El gol del Chelsea fue conseguido por Obi Mikel sobre el silbatazo del primer tiempo, tomando una pelota frente a la cabaña, un metro atrás del área pequeña, y resolviendo de inmediato con remate de derecha. Fue un golpe sicológico al Saint Germain, borrándole la ventaja del 1-0 y obligando a Blanc a rascarse la cabeza. Sin embargo, el partido continuó su ritmo y planteó en el segundo tiempo con el PSG prevaleciendo, más cerca de desequilibrar, lo que logró cuando Cavani recibió un largo centro de Di María desde la izquierda, y sobre la salida de Curtois, el remate mortífero del uruguayo, con la frialdad de un crack, fijando el 2-1. Eso sí, el gol como visitante del Chelsea, le concede posibilidades en la revancha.

Hoy, el Real Madrid con Cristiano al frente, buscará cómo golpear al Roma. Un juego que es calificado como difícil para la tropa del General Zidane, por la capacidad de contención del rival, que se faja sin complejos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus