•   Houston, Texas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El equipo revelación y campeón de la Serie Mundial, los Reales de Kansas City, son conscientes que llegan como el objetivo a batir por el resto de los rivales de las Grandes Ligas, un reto que aceptan con la proyección de lograr también nuevas metas.

Después de completar una temporada ganadora de 95 triunfos y superar en cinco juego a los Mets de Nueva York en el "Clásico de Otoño", los Reales han sabido reforzar el equipo y lo que tienen garantizado es que ya no van a ser ninguna sorpresa.

El equipo de Kansas City tienen de vuelta a la mayoría de sus jugadores claves por lo que cuentan con muchas razones para pensar que pueden crear de nuevo más magia en octubre, incluso cuando todo el mundo va a dar lo mejor contra ellos.

"Ganar el campeonato mundial es lo más difícil que se puede hacer en este deporte", destacó Ned Yost, piloto de los Reales. "Digo, hay 30 equipos que tratan de lograrlo todos los años. Tienes a las personas más inteligentes en el deporte tratando de ver cómo lo consiguen. No es fácil. Pero tenemos un buen núcleo, un buen grupo de jóvenes. Ellos tienen la experiencia. Y van a hacerlo de nuevo".

Los Reales ya no son el equipo perdedor de 100 partidos o más, todo lo contrario, son los campeones de la Serie Mundial, algo que no lograban desde 1985.

Además de convertirse en el modelo que otros equipos quieren seguir de cara alcanzar también la cima dentro del deporte del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Los Reales formaron el núcleo de jugadores con el sorteo y se centraron en conseguir relevistas dominantes antes que abridores caros.

Además de darle gran importancia a la velocidad y la defensa, a veces a expensas del poder ofensivo que tuvieron otros equipos.

"Siempre he querido trabajar con jugadores así", declaró el abridor Ian Kennedy, uno de los pocos recién llegados al equipo este año. "Ellos juegan una defensa increíble, son talentosos y estoy muy entusiasmado de incorporarme. No cambiar nada y ayudar al equipo a ganar".

Además de contratar a Kennedy y el relevista mexicano Joakim Soria --ya lo habían tenido antes--, la única otra contratación importante hecha por los Reales fue retener a Alex Gordon.

El estelar jardinero consideró la agencia libre por primera vez en su carrera, pero optó por firmar un contrato de 72 millones de dólares y cuatro años para quedarse en el equipo que sentía como su hogar.

La actualidad

Los Reales están contentos de lo conseguido, también, cuando los jugadores comienzan a llegar al campo de entrenamiento en Surprise (Arizona).

Las únicas pujas son por el puesto de jardinero derecho y el quinto abridor y quizás por un par de puestos en el bullpen.

Kennedy fue contratado para reemplazar a Johnny Cueto, una adquisición de la segunda mitad de la campaña que era demasiado caro para que los Reales lo retuviesen y como agente libre firmó con los Gigantes de San Francisco.

Los dominicanos Edinson Vólquez y Yordano Ventura, además, de Kennedy, están asegurados en la rotación y Kris Medlen tendría que hacerlo muy mal para perder el cuarto puesto.

Lo anterior significa que el quinto turno saldría entre Chris Young, abridor casi toda la campaña pasada, y el derecho Dillon Gee, que firmó un contrato de ligas menores.

Los Reales perdieron al intermedista Ben Zobrist como agente libre que firmó por los Cachorros de Chicago.

El veterano venezolano Omar Infante ha arrastrado una serie de dolencias en los últimos años, así que muy probablemente jóvenes como el nicaragüense Cheslor Cuthbert y el puertorriqueño Christian Colón conseguirán algunos partidos en la posición.

El jardinero boricua Alex Ríos también se fue como agente libre tras una decepcionante campaña y los Reales planean alternar con Jarrod Dyson y al brasileño Paulo Orlando.

Ambos ofrecen buena velocidad, lo que significa que el que no esté en la alineación será valioso desde la banca y de gran apoyo al resto del equipo.

Los Reales trataron de aflojarle la carga al receptor estelar venezolano Salvador Pérez en un intento por mantenerle saludable en la recta final.

Pero aún así el venezolano jugó en 139 partidos detrás del plato. El equipo sigue de forma minuciosa sus episodios y eso significa una contienda por el puesto de receptor reservista entre Drew Butera y Tony Cruz, que van a tener también importantes minutos durante toda la temporada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus