•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay que ir al Puerto Salvador Allende y ver la evolución de Félix Alvarado. El muchacho capitalino, bravo, aguerrido, de fuerte pegada y futuro campeón mundial, enfrentará esta noche al mexicano Noé Medina en la pelea estelar del evento boxístico que organiza la promotora Búfalo Boxing, manejada por Rosendo Álvarez y su esposa Ruth Rodríguez.

Obviamente la posibilidad de una derrota siempre existe, pero en el tapete de los pronósticos no aparece reflejado que eso podría suceder esta noche. Se espera que Alvarado luzca, se apodere del ring, ataque sin cesar, manejando los tiempos del combate y mostrando mejorías significativas en su boxeo.

Más que conseguir una victoria que engrosará su récord, lo importante es ver el crecimiento de Félix en cada pelea. Uno cree que a estas alturas con dos experiencias de título mundial, ya está listo para conquistar una corona cuando se presente otra oportunidad que seguramente llegará, sin embargo, Alvarado aún puede seguir puliéndose, corrigiendo defectos y afinando virtudes.

Con el cambio de entrenador, teniendo ahora al veterano Luis Cortez en su esquina, dando indicaciones y elaborando estrategias, Alvarado ha mostrado mejorías en los últimos combates. No cambió el siempre tomar la iniciativa --no es necesario--, lo cual es positivo, pero sí ya no es el muchacho que salía hacia el frente como un caballo desbocado, tirando golpes sin tener un blanco fijo, fallando constantemente, lo que provocaba un desgaste innecesario.

El Félix de hoy es más calmo, piensa más al momento de ejecutar sus combinaciones, tira menos golpes, pero su puntería es más certera.

El muchacho que perdió contra Kazuto Ioka en su primera oportunidad de título mundial, está en un proceso de crecimiento paulatino, tiene mucho por mejorar, sobre todo defensivamente, no tiene que ser una lumbrera, pero sí lograr corregir ciertos errores, dejando de tragar golpes innecesarios, moviendo más la cintura, sin duda eso lo hará más completo como boxeador.

Supera la báscula

Este jueves en la ceremonia de pesaje, Alvarado marcó 112 libras sin problemas. Su rival detuvo el péndulo en 111, quedando todo listo para la reyerta de esta noche. La entrada al evento es totalmente gratuita, de manera que no hay excusas para ir al Puerto Salvador Allende y apoyar a quien podría ser el próximo campeón mundial pinolero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus