•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El libro que narra la historia de la segunda semana de entrenamientos de la Preselección Nacional terminó de escribirse ayer, una vez finalizado el partido interescuadra que se realizó bajo la mirada ardiente del sol y sobre la grama del ya envejecido y deteriorado estadio nacional Denis Martínez.

Esta vez los lanzadores no fueron limitados a lanzar solo rectas, al contrario, la orden fue que tiraran envíos rompientes y los muchachos lo hicieron, sin embargo, al mánager Marvin Benard le hubiera gustado “que se hubieran aproximado más a la zona de strike”, según confirmó tras el encuentro.

En relación con los bateadores, el timonel asegura haberlos visto “muy tímidos y faltos de agresividad”, acción que considera se debió a que “estaban jugando entre compañeros”, sin embargo, cree que sus pupilos lucirán mucho mejor cuando enfrenten a rivales de verdad, como a los peloteros de la preselección de Panamá, a la que enfrentarán del 4 al 7 de marzo en una serie de cuatro partidos de fogueo.

Desde el inicio de los entrenamientos, Benard insistió en que uno de los aspectos a trabajar con el conjunto pinolero era la comunicación ante determinadas jugadas, así se ha venido haciendo, sin embargo, los más de dos elevados que cayeron en los jardines en el encuentro de ayer dejaron en evidencia que debe mejorarse la comunicación entre los jardineros a la hora de salir en búsqueda de un elevado que se ve al alcance de todos. Consciente de que dejando caer pelotas en los jardines podrían permitirse carreras que provoquen dolorosas derrotas, Benard les ha insistido a cada uno de sus outfielders que cuando salga un batazo elevado piensen en que son los únicos que pueden atraparlo, al menos  hasta que otro mejor ubicado la pida.

Tras dos semanas de entrenamiento, el mánager nica se siente contento con el desempeño mostrado por sus muchachos. “Me ha gustado mucho el trabajo que han venido haciendo”, dijo Benard tras el juego de ayer.

Mantiene la esperanza

Si hay alguien que todavía no ha perdido la esperanza de ver a Erasmo Ramírez jugar por Nicaragua en Mexicali, ese es Marvin Benard, quien todavía está intentando que el rivense reciba el permiso de la Organización de los Rays de Tampa Bay.

“Ayer hablé con los dirigentes del torneo, y me dijeron que ellos van a conversar con los directivos de Tampa Bay, y que si eso no funciona entonces me van a dar la oportunidad de que yo me comunique con ellos, para tratar de cambiarles la mentalidad”, confesó Benard, quien considera que si “los peloteros llegan en buenas condiciones es muy probable que les den el permiso, pues los equipos al principio se ponen duros porque no los han visto en casi cuatro meses”, afirmó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus