•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una guerra tan larga como la del Peloponeso, que entre agobiantes controversias y la terquedad de Frank Silva resistiéndose a salir del escenario dirigencial, se agitó desde el 2009 entre mareas y tempestades, afectando severamente al judo pinolero, parece haber llegado a su final según el informe y las expectativas del secretario general de la Federación Panamericana de ese deporte, el uruguayo Ignacio Aloise, quien estuvo por aquí el fin de semana en busca de la paloma de la paz, y la dejó volando sobre las viejas brasas. 

Silva declarado "no grato"

Un deporte productor de medallas en la zona centroamericana con ciertas pretensiones “más allá”,  necesitó de la aplicación de artificios para poder competir, en vista que en las esferas de dirección, los problemas se multiplicaban sin importar el esfuerzo de los 

atletas y su futuro. Triste realidad en un deporte que en algunos sectores, incluido el judo, no sigue la inspiración del poeta, y no solo no sueña ser grande, sino que se empeña en ser pequeño, por culpa de intereses personales.

Una reunión entre el director del Instituto de Deportes y representante de Conaderfi, Marlon Torres, el presidente del Comité Olímpico, Emmett Lang, y el secretario de la Federación Panamericana el señor Aloise, culminó con la determinación de realizar elecciones en un plazo no mayor de 60 días, y sin posibilidades de abrirle espacio como competidor de Frank Silva, declarado “no grato” por la federación continental, un rechazo quizás sin precedentes.

A respirar y prepararse

“Conocemos muy bien al señor Silva, y por lo tanto sabemos de todos los problemas en que ha estado involucrado afectando al judo nicaragüense, obligando a conseguir autorizaciones especiales para poder competir en eventos, al no estar reconocido. Después de esta reunión, la elección vendrá a encarrilar este deporte de tanta utilidad para la conquista de medallas nicaragüenses, como lo demostró en los Juegos C.A. de Costa Rica en el 2013”, apuntó el Lic. Aloise.

El pugilato en el judo llegó a ser desesperante como lo comprobé las veces que se abordó en mi programa Doble Play con asistencia separada de las partes. Me informan que Silva descartó varias propuestas de pacificación, porque en cada caso se incluía su renuncia, y frente a su insistencia por sobrevivir, el problema se extendió y se sostuvo entre la inutilidad de constantes gestiones y la desesperación de los atletas.

Finalmente, se ha llegado a un punto que resolverá el viejo conflicto cerrando heridas abiertas por largo tiempo. Ya era hora. Después de tanto sufrir y tanto padecer. La paz, hará su aterrizaje en el judo. El Lic. Aloise lo cree. Emmett y Marlon también.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus