Haxel Rubén Murillo
  •   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El tricampeón mundial Román González salió del gimnasio en 130 libras después de entrenar el sábado en el gimnasio Róger Deshón. Tras sus últimas apariciones en público, recogiendo premios o promoviendo algún producto de sus patrocinadores, la gente ha notado su exceso de peso, es evidente en su rostro, el campeón está robusto más de lo normal.

Obviamente no hay nada de por qué alarmarse. Pero esta puede ser una de esas pocas ocasiones en que Román se descuida tanto y se ve un poco gordito. En su encuentro con el boricua McWilliams Arroyo en Los Ángeles, California, la diferencia fue clara. Arroyo parecía ya estar listo para pelear, luciendo físicamente impecable.

Al parecer el hecho de no saber quién era su rival hizo que Román estuviera comiendo un poco más de la cuenta. Y eso no está del todo mal, merece disfrutar, pero tampoco es bueno que abuse y esto pueda provocar que pase sufrimiento innecesario para bajar de peso. 

Faltan dos meses para su combate contra Arroyo, tiempo suficiente para bajar 18 libras con tranquilidad. Sin embargo, da la sensación de que Román se ha tomado las cosas con más calma, no como ocurrió contra Viloria en su preparación, en la que mostró un poco más de intensidad. Tener confianza es bueno, pero ya no debe descuidarse ni relajarse tanto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus