•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Copa del Mundo de 1990, el futbol tico dio un salto espectacular hacia la notoriedad reclamando respeto por su destreza y proyección. Derrotando 1-0 a Escocia y 2-1 a Suecia, aquel equipo de Gabelo Conejo, Cayasso, Medford, Gómez, Jara, González y otros avanzó a octavos de final en Italia después de perder con Brasil 0-1. Su nivel de competencia pareció ser algo real en las altas esferas, cuando fue atropellado 4-1 por Checoslovaquia. Sin embargo, la buena impresión en la fase de grupos no se desvaneció. Después de tanto tiempo, Costa Rica estaba en ruta hacia la mayoría de edad.

Regreso a la incertidumbre

Se le esperaba en los mundiales de 1994 y 1998, pero no pudo clasificar, y cuando regresó a la Copa en el 2002, ganándole a China 2-0, empatando con el difícil Turquía y cayendo 5-2 ante Brasil, pocos recordaban aquella impresión dejada en 1990. En el 2006, Costa Rica abrió el Mundial enfrentando al local Alemania en el juego inaugural frente a los ojos del universo, perdiendo 4-2, y continuó con derrotas por 3-0 y 2-1, en duelos contra Ecuador y Polonia. Cuatro años después, el futbol tico no pudo meter sus narices en el 2010 en Sudáfrica, pero se excedió en Brasil 2014, sin perder en cinco juegos, siendo eliminado vía penales por Holanda. Una actuación asombrosa.

Se pensó que en la Copa de Oro del 2015, un torneo menor que vio cómo Jamaica avanzaba a la final, el futbol tico aprovecharía para volver a mostrarse en crecimiento pero fue eliminado 1-0 por México después de terminar segundo de Jamaica, consecuencia de tres empates en un grupo que completaban El Salvador y Canadá. De manera que, sin triunfos en cuatro juegos, el tránsito de Costa Rica en la reciente Copa de Oro fue sigiloso, inadvertido.

Este momento es apropiado

Ahora, en su quinta participación en Copas América, con dos presencias en cuartos de final, Costa Rica se encuentra en el grupo calificado como el más difícil, junto con el local Estados Unidos, Colombia, también cuarto finalista en Brasil 2014, y Paraguay de exigente futbol rocoso. Un nuevo reto y excelente oportunidad para que el futbol tico se muestre cuchillo en mano, como lo hizo el último mundial y deje una clara advertencia en el territorio de la Concacaf, con miras a evitar lo que ocurrió en 1994 y 1998, después de enviar aquellos destellos en 1990. 

No se puede dudar de la calidad del futbol tico. Es algo de vieja data, desde aquella rivalidad a muerte con México en los años 50 y 60, terminando detrás de los aztecas luego de cruentas batallas antes de los mundiales de 1958, 1962 y 1966, épocas de Jorge Monge, el ‘Flaco’ Pérez, Juan Ulloa, Errol Daniels, Emilio Sagot, Eduardo Chavarría y tantos otros. Siempre esa inclinación por el toque corto, las triangulaciones, los rápidos desmarques, pero quedándose corto en los momentos cumbres. 

Ha llegado el momento en que el futbol tico exige un certificado de mayoría de edad, y esta Copa América Centenario podría ofrecer el escenario apropiado para obtenerlo. Ya lo veremos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus