•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Hasta cuándo, Señor, dejarán de llover tantas malas noticias? ¿Acaso son estas negaciones de permiso el terrible presagio de un fracaso inminente? Primero Erasmo Ramírez, y ahora Cheslor Cuthbert estará ausente. Apenas se saboreaba la autorización de Wuilliams Vásquez, cuando la amargura de la fatalidad quebró las esperanzas y la espera fue interrumpida por la fatal noticia: los Reales de Kansas City decidieron negarle el permiso al pelotero costeño. Sí, a ese que se perfilaba como el mejor bateador de la Selección Nacional para el Preclásico Mundial que se jugará en Mexicali, México, del 17 al 20 de marzo próximo. 

Se tenía tanta ilusión de ver a Cheslor ocuparse de la tercera base, convirtiéndose en un guante seguro y demostrando su aporte como bateador, pero los Reales dispusieron que no, que lo mejor era que el muchacho permaneciera en el Spring Training, algo que por un lado es negativo porque Nicaragua no contará con su aporte en el torneo internacional antes mencionado. Por otro lado, eso es positivo porque significa que la organización tiene planes con él y por eso quieren cuidarlo.

Cheslor es el segundo de los nicaragüenses que están en acción en los entrenamientos primaverales al que se le niega el permiso, y se sigue a la espera de lo que puedan decir los Rojos de Cincinnati en relación con el permiso de Juan Carlos Ramírez, quien antes de viajar aseguró que había “muchas posibilidades” de que le permitieran jugar con Nicaragua en el Preclásico. El asunto es que con los otros también hubo posibilidades, pero al final desaparecieron como agua entre los dedos.

  • 23 años tiene el jugador costeño Cheslor Cuthbert.

Se pensó que Cuthbert sería el cuarto bate de Nicaragua, sobre todo por lo bien que se mostró la temporada pasada en las Grandes Ligas, cuando en 50 apariciones al cajón de bateo conectó 10 imparables, entre ellos dos dobletes, un triple y un cuadrangular, construyendo un promedio de bateo de .217. Además, recibió cuatro bases por bolas, se ponchó en ocho ocasiones, anotó seis carreras y empujó ocho.

Duro golpe

“Es una baja sensible”, dijo el presidente de la Federación Nicaragüense de Beisbol Asociada (Feniba), Nemesio Porras, según el comunicado enviado por dicha organización; sin embargo, también aseguró que están “muy optimistas que el equipo realizará una gran labor en Mexicali”, y manifestó que la noticia de la negación de permiso de Cheslor les permitirá “hacer planes desde ya sin él”.

Por su parte, el mánager de la Selección Nacional de Beisbol, Marvin Benard, reconoció que el pelotero originario de Corn Island iba a ser de gran utilidad en el equipo. “Su ausencia debilita el line up, porque su bateo le daría más balance a la ofensiva, pero no es no y tengo que seguir para adelante”, dijo el timonel, quien también confesó que él y su cuerpo técnico ya tienen idea de quiénes podrían viajar a México y quiénes no, pero confirmó que la lista definitiva será anunciada tras los juegos de fogueo contra el equipo de Panamá.

Los autorizados

De acuerdo con la comunicación compartida por la Feniba, los peloteros de Ligas Menores que han sido autorizados para jugar con Nicaragua son: Kevin Gadea, lanzador de los Marineros de Seattle; Leonardo Crawford, pitcher de los Dodgers de Los Ángeles; Carlos González, lanzador de los Rojos de Cincinnati; Omar Obregón, short stop de los Bravos de Atlanta; Johny Polanco, pitcher de los Medias Rojas de Boston; Álvaro Rubí, cátcher de los Dodgers de Los Ángeles; Osman Gutiérrez, lanzador de los Azulejos de Toronto; Diomar López, pitcher de los Padres de San Diego; y Melvin Novoa, receptor de los Rangers de Texas.  

Los peloteros a quienes se les negó el permiso de representar a Nicaragua en el Preclásico Mundial son, además de Erasmo Ramírez y Cheslor Cuthbert: Roniel Raudes, pitcher de los Medias Rojas de Boston, y Evertz Orozco, lanzador de los Bravos de Atlanta; ambos de ligas menores. A estas bajas, se suma la del ex grandes ligas Wilton López por lesión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus