•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El factor David Price, ganador de 9 juegos por solo un revés llegando desde Detroit, fue de gran incidencia para que los Azulejos de Toronto borraran una desventaja de siete y medio juegos respecto a los Yanquis, y terminaran imponiéndose en la zona Este de la Liga Americana con un margen de seis, tranquilizante.Troy Tulowitzki.

Price no está, saltó hacia los Medias Rojas, rival directo en el sector, pero el cañoneo de Toronto, fortalecido en el 2015 con la adquisición de Troy Tulowitzki, permanece intacto y puede volver a hacer estragos con esos tres empujadores encima de la cifra de 100, como son Edwin Encarnación, Josh Donaldson y José Bautista, bateadores de 39, 41 y 40 jonrones. Ese corazón del line-up que ningún otro equipo lo tiene, es capaz de mantenerse retumbando tan fuertemente como el Vesubio aproximándose a una erupción.

 

UNA ROTACIÓN CONFIABLE

Hay sangre detrás de la salida de Price y lamentos por la pérdida de otro abridor zurdo, Mark Buehrle, pero lograr retener al mexicano Marco Estrada, un ganador de 13 juegos, contar con el nudillista R. A. Dickey (11-11) y el útil Drew Hutchison (13-5 pese a 5.57), firmar al zurdo James Anthony Happ (11-8) con Marineros y Piratas el año pasado, y sobre todo, haber comprobado la restauración del derecho de 24 años Marcus Stroman (4-0 en su retorno cerrando temporada), sin perder de vista al derecho de 23 años, Aaron Sánchez (7-6 después de abrir 11 veces en el 2015). El manager John Gibbons considera que dispone de suficiente material para confiar en su rotación.

Con 20 salvamentos, Roberto Osuna, derecho mexicano de 21 años, fue el mejor hombre en el bullpen, pero no se le concede la estatura de otros relevistas de cabecera. La adquisición de Drew Storen, quien finalizó 35 veces en 58 relevos con los Nacionales, la presencia de Brett Cecil y Jesse Chávez, sin descartar el uso de Sánchez como preparador, proporciona cierto equilibrio a este pitcheo de rescate, que podría ser “El talón de Gibbons”.

LO DECISIVO, LA AGRESIVIDAD

La dependencia fundamental será del cañoneo. Toronto que regresó a los más altos niveles de competencia después de 22 años, perdió a Ben Revere, quien fue su jardinero izquierdo y  primer bate en la postemporada, pero tiene restablecido a Michael Saunders, reducido a solo 9 juegos por problemas musculares. El temible Josh Donaldson, Más Valioso de la Liga (41 HR, 123 CE y .297) batea de segundo, con José Bautista (40 HR, 114 CE y .250) tercero, Edwin Encarnación (39 HR, 111 CE y .277) como cuarto. Detrás Troy Tulowitzki, Rusell Martin, Chris Colabello o Justin Smoak, Ryan Goins y Kevin Pillar. Una gran ofensiva vista desde cualquier butaca.

El infield con Donaldson en tercera, Tulowitzki en el short, Goins en segunda y Colabello o Smoaks en primera es una garantía, igual que Russell Martín detrás del plato. Encarnación seguirá funcionando como Designado, en tanto en los bosques, se estarán moviendo Michael Saunders, Kevin Pillar y Bautista.

A simple vista, Toronto podría resistir a los retadores en el Este de la Liga Americana, pese a la advertencia alrededor de Tampa, lo peligroso que es siempre Baltimore, lo intrigante de los Yanquis y la mejoría de Boston.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus