•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada vez que Stephen Curry se mueve, hay un soplo de huracán, un vértigo de espanto para los rivales, otro escalamiento de la multitud en la montaña del asombro. Lo demostró la noche del sábado sacando a los Warriors de dificultades para derrotar en tiempo extra 121-118 al poderoso Thunder de Oklahoma, un equipo que con el accionar combinado de Kevin Durant y Russell Westbrook, realmente provoca tempestades.

Ese triple cerrando el juego, lanzado en proyección desde el otro lado del océano, trazando una majestuosa parábola, levantando al público de sus butacas con el aliento sostenido, los ojos agrandados y los nervios crispados, fue su número 12 en el juego, algo fantástico. Incluso Draymond Green, su compañero, exclamó: ¡No puede ser posible!

LA URGENCIA DE REMONTAR

Los Warriors ingresaron al último cuarto perdiendo por 5 puntos y el Thunder imparable. Era el momento apropiado para que Curry, fuera de combate por casi seis minutos en el tercer período consecuencia de una pisada en el tobillo de Westbrook, entrara en crecimiento incidiendo de diferentes formas, y una de ellas, la más destructiva, su disparo de tres.

Con el apoyo de Thompson, Iguodala y Green, quien logró 14 rebotes y registró 14 asistencias, los 46 puntos de Curry, sin lamentar perder la posibilidad de su cuarto rendimiento con más de 50, neutralizaron los 37 de Durant, los 20 rebotes de Ibaka y las 13 asistencias de Westbrook, quien marcó 26 como eficaz soporte.

La ejecución de Curry desde la izquierda, atravesando el centro del campo para resortear y disparar contra reloj, con 6 segundos pendientes, paralizó corazones. Fue desde 38 pies y entró limpiamente, desvaneciendo el temor de una sexta derrota al extenderse el trayecto a 58 juegos. Con el Más Valioso aparentemente en el bolsillo, Curry está tratando de asegurar un promedio de anotación superior a los 30 puntos, como Jordan en aquella temporada fantasiosa de los Bulls 95-96.

FUE UN ÉPICO CIERRE DE JUEGO

Fue necesario el despliegue de un gran juego por parte del Thunder para forzar ese final épico con Curry resplandeciente. Con el paso del tiempo y la presión que coloca encima la asignatura de perseguir la marca de 72 victorias, los Warriors se han visto constantemente apurados, pero respondiendo a las exigencias de cada juego.

El Thunder abrió con ventaja de 10 puntos (30-20) en el primer período y estiró uno más (27-26) en el segundo, antes de ceder (26-32) el tercero, precisamente cuando Curry salió golpeado y el peligro de tormenta se engavetaba. Sin embargo, el 25-20 del cuarto periodo, permitió a los Warriors salir del hoyo y equilibrar, para involucrarse en violento cambio de golpes en el tiempo extra, que culminó con el triple de Curry 121-118, manteniendo al equipo de Golden State en un ritmo sostenido impresionante.

Otra gran jornada de Curry con su tercer partido consecutivo marcando más de 40 puntos, mientras Durant, quien según cálculos de los expertos, podría aterrizar en los Warriors, lograba registrar 20 puntos por 44 partidos seguidos. Curry es el único en la temporada con tres impulsos superiores a los 50 puntos, extendiendo además a 129 juegos su racha con triples, haciéndonos saltar de un asombro a otro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus