•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las altas expectativas por una pelea de unificación entre dos campeones invictos no empató con lo que sucedió la noche del sábado en la arena Manchester de Inglaterra.

El irlandés Carl Frampton subió al ring para destronar a su compatriota Scott Quigg y de paso le quitó la marca invicta que tenía desde el 2007 con una decisión dividida que pudo haberse inclinado a un empate por la falta de acción de ambos partes.

Los dos peleadores llegaron al primer round sabedores de que un triunfo los pondría en una posición de privilegio para su incursión en América, con alguna pelea ante Lee Selby o el mexicano Leo Santacruz, pero ninguno mostró amplio dominio durante los primeros tres rounds en los que ninguno arriesgó más que lo elemental.

Con un trabajo de jab y movimiento de piernas, producto de su mayor experiencia, Carl Frampton comenzó a presionar para el cuarto round evitando que Quigg lo atacara y aprovechando la deficiencia de la defensa, Frampton comenzó a hacer puntos.

El manejo de la distancia y el cortar el ring fueron dos herramientas más que le dieron ventaja al “Chacal” Frampton, pues logró mantener la ventaja hasta el décimo round sin contratiempo alguno.

SE AGOTÓ EL TIEMPO

Un regaño enérgico en la esquina de Quigg provocó que el nativo de Lancashire despertara de su letargo y con solo 9 minutos en su reloj intentó recuperar con furiosos ganchos al rostro y cuerpo, lo que por 27 minutos no había hecho.

Desesperado y dispuesto a hacer lo necesario para resurgir, Quigg intentó presionar a Frampton, llevarlo a las cuerdas y castigarlo en busca de un nocaut que evitara su caída y, sobre todo, evitar la mancha en su récord. Nada pudo hacer, Frampton supo asimilar el castigo e incluso llegó a bloquear la gran parte de sus envíos.

Con esta victoria, Frampton mejoró su foja a 22 triunfos con 14 nocauts; mientras que para Quigg significó dejar su récord en 31-1-2 con 23 nocauts.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus