Harold Briceño Tórrez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Suenan los claros clarines, mientras Julio César Raudez danza victorioso sobre la nube de la satisfacción, pues el veterano lanzador tocó las puertas de la gloria y esta no le negó la entrada, dejándolo pasar hasta el salón de los inmortales, a donde llegó para sentarse en la butaca cuyo letrero dice: “Máximo ganador de la historia”, título que se ganó ayer tras alcanzar la victoria 170 de su carrera, la cifra más alta en la pelota nicaragüense.

El estadio Glorias Costeñas vio cómo una gloria nacional silenciaba a los artilleros de la Costa Caribe, logrando a base de inteligencia más que de velocidad, construir por blanqueada de 2-0 una victoria histórica que lo ubica solitario en la cúspide de los más ganadores del deporte rey pinolero.

En su memorable victoria Raudez dominó por completo a la siempre intimidante ofensiva costeña, dejándola sin carrera en siete entradas completas. El veterano no necesitó ayuda; completó por sí solo la hazaña. Se mostró tan dominante que permitió tres imparables, en una labor en la que enfrentó a 25 bateadores, de los cuales ponchó a tres y a uno le dio base por bolas, todo eso con 80 lanzamientos.

Tras el triunfo de ayer, Raudez mira hacia atrás, donde quedan lanzadores como Asdrudes Flores (169), Julio Espinoza (155), Martín Bojorge (153) y Barney Baltodano (151), a quienes superó y de quienes piensa alejarse cada vez más, pues se ha propuesto llegar a los 200 triunfos.

A lo largo de su carrera, este lanzador de 39 años ha mostrado su talento y espíritu combativo. En el 2000 fue firmado por la organización de los Gigantes de San Francisco, con quienes estuvo durante cinco años, logrando en ese tiempo escalar hasta la categoría Triple A. No pudo avanzar más y se dedicó a construir su historia en el beisbol casero, hasta llegar a esta etapa en la que ha empezado a inmortalizar su nombre, pues desde ahora en adelante cada victoria será un nuevo récord.

Dividen honores

Raudez consiguió la anhelada victoria en el primero de dos partidos de reprogramación entre Granada y la Costa Caribe, que no pudieron jugar el domingo porque el estadio no prestaba las condiciones a causa de la lluvia caída en suelo costeño. En ese primer duelo, el perdedor por los caribeños fue Wilfredo Pinner. Con esa victoria los granadinos evitaban la barrida y se acercaban en la serie 2-1.

Sin embargo, en el segundo encuentro de la jornada de ayer, los de la Costa Caribe mejoraron notablemente su ofensiva, destacando Dwight Britton con un cuadrangular, y lograron una ajustada victoria de 6-5, quedándose con el triunfo el lanzador Shendell Bernard. Por Granada perdió William Raudez. Con este resultado, la serie de cuatro partidos entre ambos conjuntos quedó 3-1 a favor de la Costa Caribe.

Tras estos dos juegos, se completaron todas las series correspondientes a la primera jornada del Campeonato Nacional de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, que se reanudará mañana con las series Bóer contra Nueva Segovia y Masaya contra Chinandega.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus