•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Cómo explicas un derrumbe de 96 a 83 victorias cuando agregas un abridor del calibre de Max Scherzer, tienes a Bryce Harper atravesando por una temporada de Más Valioso y tu rotación se ve sin fisuras? En Washington, ni el presidente Obama lo entiende, pero es lo que ocurrió con los Nacionales en el 2015, distanciados 7 juegos de los Mets en el sector Este y quedando fuera del mapa de la postemporada.Max Scherzer debe comandar el montículo de los Nats.

La batalla del 2016 será nuevamente con los Mets, que vieron cómo Danny Murphy, su pelotero estrella en la serie por el boleto a la Serie Mundial con los Cachorros, se decidía por trasladarse precisamente a los Nacionales como reemplazo del infielder Ian Desmond, escapado junto con el abridor Jordan Zimmermann, el relevista Drew Storen, el antesalista Yunel Escobar, el abridor Doug Fister y el segunda base Dan Uggla.

 

EL FACTOR HARPER

¿Qué consiguieron los Nacionales además de Murphy para fortalecer sus pretensiones? Ben Revere, sacado de Toronto, es considerado el probable jardinero central, Stephen Drew será un comodín en el infield con su discreto bateo, Oliver Pérez es un zurdo inseguro y el derecho Yusmeiro Petit no ha mostrado verdadera utilidad a lo largo de ocho temporadas. Agreguen a los tiradores Trevor Gott y Shawn Kelley. Apartando a Murphy y Revere, ninguna captura significativa.

El factor Harper puede mover montañas. Un aspirante a la triple corona, el artillero de 23 años es capaz de agrandar sus cifras del 2015 abrillantadas con 42 jonrones, 99 empujadas, 118 anotadas, 172 imparables y .330 puntos. Obviamente, no solo del aporte de Harper pueden vivir los Nacionales. Se cultivan esperanzas alrededor del retorno de Jason Werth, un bateador de 16 jonrones con 82 empujadas en el 2014, recortado por problemas en el 2015 y hay que confiar en el accionar de Murphy, súbitamente un cartucho de dinamita en la postemporada, antes de ser calmado en la Serie Mundial. Antony Rendón el antesalista espera crecer lo suficiente y Ryan Zimmermann, quien cubrirá la primera base, es un tipo de cuidado frente al plato.

SCHERZER DEBE AGIGANTARSE

Max Scherzer, raramente limitado a 14 victorias en el 2015, lanzó un no hitter contra los Mets en su última apertura de la temporada. Líder de la rotación, puede volver a volar encima de las 20 victorias, en tanto Stephen Strasburg y Gio González serán los grandes soportes, con el joven derecho Joe Ross y el restaurado Tanner Roark, completando el quinteto. No poder retener a Jordan Zimmermann provoca lamentos en el timonel Baker. El veloz Jonathan Papelbon estará al frente de un bullpen que perdió en Drew Storen, un salvador de 29 juegos. ¿Podrá Papelbon a sus 35 años ir más allá de lo que hizo Storen? Detrás, buscando cómo ser incidentes, Shawn Kelley, Oliver Pérez, Trevor Gott y Yusmeiro Petit.

Aún aturdidos por el bajón de voltaje del 2015, los Nacionales tendrán a Wilson Ramos detrás del plato, Ryan Zimmermann en primera, Murphy en segunda, Danny Espinoza en el campo corto y Antony Rendón en tercera; con Jason Werth, Ben Revere y Bryce Harper en los jardines. Ofensivamente no es un equipo impacto, pero podría ser lo necesariamente productivo, aunque la clave, parece estar en el rendimiento de sus tres primeros abridores y el aporte de Ross y Roark.

Pienso que volverán a ser segundos, detrás de los Mets.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus