•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Manteniéndose un paso delante de las expectativas provocadas, el short boricua de los Astros de Houston, Carlos Correa, de apenas 22 años, descargó 22 jonrones y empujó 68 carreras durante 99 juegos en el 2015. Su proyección para este 2016, de acuerdo a lo que llamaban matemática simple, es de 30 o más jonrones y 100 o más remolques, cifras consideradas “prudentes” en relación al potencial mostrado y calibrado por quien conquistó la distinción de Novato del Año en la Liga Americana, pese a debutar el 8 de junio con dos meses de retraso, un tercio del recorrido.

Correa, que cuenta con la complicidad de Joe Altuve, Campeón de Bateo en el 2014, líder en carreras anotadas y en robos del equipo con 86 y 38; y la de Evan Gattis, un bateador designado de 27 vuela cercas y 88 impulsadas, debe ser la “Bomba H” de estos Astros, que esperan, igual que el año pasado, avanzar a la postemporada, y quizás ir más allá del mayúsculo susto que le provocaron a los Reales de Kansas, antes de entregar sus ilusiones en un apretado nudo de  emociones desvanecidas.

HAY SUFICIENTES BRAZOS

El pitcheo no es ningún dolor de cabeza frente a las exigencias. La aproximación a 20 triunfos de sus dos principales abridores: Dallas Keuchel 20-8 y 2.48 y Collin McHugh 19-7 y 3-89, con el crecimiento que debe garantizar el joven tirador de 21 años Lance McCullers, 6-7 y 3.22 en efectividad, le proporcionan al mánager A. J. Hinch, suficiente estímulo para pensar en algo grande. Doug Fister y Mike Fiers, completan la rotación, con Scott Feldman como sexto hombre.

Sin un bullpen consistente no se va a ningún lado, excepto la oscuridad, y los Astros se ven iluminados y bien armados para los cierres de juego. La llegada –vía Filis- del derecho de 25 años Ken Giles, un ganador de 6 juegos y salvador de 15 en el 2015 con 1.80 en efectividad y 11.2 ponches por cada 9 entradas, puede empujar al “as” Luke Gregerson, ganador de 7 y salvador de 31 con 3.10 en carreras limpias, combatiendo un problema muscular, a ser colocado detrás. Will Harris (1.90), Tony Sipp (1.99) y Josh Fields serán los preparadores. Sin duda, un buen factor de seguridad.

UN EQUIPO PARA FAJARSE

Dos juegos atrás de Texas y uno delante de los Angelinos, el equipo de Houston, que obtuvo a Doug Fister y Ken Giles, viendo zarpar a Scott Kazmir, Oliver Pérez, Chris Carter, Chad Qualls y Brett Oberholtzer,  pretende llegar o superar los 90 triunfos, en busca de ganar el banderín del Oeste en la Liga Americana. ¿Podrá hacerlo? Claro que es factible.

Para una batalla tan encarnizada, cuenta con un equipo muy sólido que colocará a Jason Castro de pobre bateo, detrás del plato, con el joven de 24 años Jon Singleton en la inicial, José Altuve, quien disparó 200 imparables en la intermedia, Carlos Correa agigantándose entre sus impresionantes cifras en las paradas cortas, y Luis Valbuena, bateador de 25 jonrones, en tercera base. En los bosques estarán Colby Rasmus (25 HR y 61 CE), Carlos Gómez (12 HR y 56 CE) y George Springer (.276 con 16 HR y 41 CE), en tanto Evan Gattis funcionará como designado con 27 HR y 88 CE, cifras líderes en el equipo.

En el impredecible Oeste de la Liga Americana, terciando con Ángeles y Rangers, lo único seguro es que estos Astros estarán en la pelea hasta el último grito de lo que debe ser un intenso drama.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus