•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Quizás jugando junto con Cristiano el argentino Lionel Messi estuviera compartiendo reconocimientos juego tras juego. Quizás, no estoy seguro. Cuando, utilizando una gama de recursos, se manejan tantas formas de ser decisivo, cuesta arrebatarle protagonismo a Messi. Claro que Cristiano tiene material para hacerlo, pero verlos funcionar juntos es tan improbable como imaginar a Obama y Putin tratar de abrirse paso hacia el futuro apoyándose, hermanados en un abrazo y con una ancha sonrisa. Imposible.

Esa incidencia en cada juego 

Dejemos a Cristiano en paz con su inmensa grandeza después de marcar cuatro goles al Celta, adelantándose en la lucha por la Bota de Oro a Higuaín y Luis Suárez, 27-26, y ocupémonos de Messi, quien todo lo hace fácil. El largo pase a Suárez para el gol de Munir fue de Messi; la larga escapada por el centro, maniobra desequilibrante incluida y remate perfecto, fue de Messi; el discutido penal por el sector derecho del área y la ejecución en cámara lenta, estilo Panenka, fue de Messi; en el último gol del Barsa, sellando el 4-0 contra el Eibar, el mérito en la realización y ejecución fue de Luis Suárez.

  • 36 partidos consecutivos sin conocer la derrota tiene el Barcelona.

Es difícil, muy difícil, que en algún triunfo del Barsa o de la Selección de Argentina, Messi no sea la figura cumbre. En el 2010 en Sudáfrica, antes de apagarse frente a los voraces alemanes, Messi fue el jugador del partido en cada una de las victorias de Argentina, que igual que el Barcelona, está cargada de súper astros. A veces, una sola aparición de Messi resuelve el partido. Eso siguió ocurriendo en el avance a la final de la Copa del Mundo en el 2014 en Brasil, y en la Copa América del 2015 en Chile. Messi, siempre Messi.

Sin Neymar, pero con las riendas

No estaba Neymar, así que le hacía falta una pierna al tridente, pero pocos se percataron. El Barsa, sacándole provecho a esa facilidad de recuperación con rápidas reacciones, sujetó al Eibar en el centro, sin poder impedir incursiones peligrosas, como la de Escalante en el minuto 32, malogrando la posibilidad clara del empate 1-1 con Bravo desajustado. El Eibar corre y presiona, pero el Barsa sabe enfriar y contraatacar, Con el gol de Messi estableciendo el 2-0 en el minuto 41, el equipo azulgrana tomó las riendas y decidió el rumbo.

La tarjeta amarilla a Mascherano lo elimina del próximo juego, pero lo deja limpio de frente a exigencias mayores, en cambio, Luis Suárez con cuatro acumuladas debe tener mucho cuidado. La ventaja de 12 puntos sobre el Real Madrid da la impresión, mientras el tiempo avanza, de ser cada día más grande. El triunfo del Barsa ayer calmó la excitación producida por la violenta arremetida del Real Madrid, mientras la atención se desvía hacia La Champions. El regreso de Bale y de Marcelo son las mejores noticias en el campamento merengue, aproximándose la batalla con el Barsa en el Nou Camp. Algo queda por discutir todavía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus