•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una cancha con superficie de arena, una red y un balón de 65 centímetros de circunferencia son elementos esenciales en la vida de Elia Machado, consagrada voleibolista nicaragüense amante del deporte y las matemáticas. 

Machado, promesa emergente del voleibol de playa, tiene claro que una bella apariencia no reemplaza la importancia de la inteligencia y la dedicación. De hecho, desde los 13 años, cuando despertó su interés por el vóley, dividió su tiempo para complacer sus dos prioridades, entrenar y estudiar.

EDICIÓN ESPECIAL: Día Internacional de la Mujer

“De pequeña me gustaba bailar, en el colegio casi siempre participé en actividades culturales porque me gustaba el folclor. En principio era lo que me apasionaba, así lo fue hasta que descubrí que el voleibol era lo mío. Jugué a partir de los 13 años y desde entonces no he dejado de practicarlo”, confesó Elia. 

Motivada por la idea de ser una atleta destacada y culminar una carrera universitaria, Machado entrenó diariamente durante dos horas en la cancha del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), entre 6:00 y 8:00 de la mañana, mientras que en las noches se dedicaba a sus estudios de banca y finanzas.

Aunque por mucho tiempo compartió su tiempo entre sus dos pasiones, la recompensa a su dedicación en cada una llegó por separado. En 2008 fue convocada por primera vez a la selección nacional, gracias a su indiscutible talento que la catapultó rápidamente entre las mejores defensoras del país. 

En 2010 viajó con el equipo nacional a los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se celebraron en Puerto Rico, haciendo dupla con Swan Mendoza, su pareja durante tres años, de la que se despidió en 2013 adjudicándose el segundo lugar en los Juegos Deportivos Centroamericanos de San José, Costa Rica.

“La experiencia de jugar defendiendo la bandera de Nicaragua es única. Me esforcé demasiado para llegar a la selección. Jugar al lado de Swan me sirvió para crecer como deportista, ella es una gran voleibolista, pero decidió dedicarse a ser mamá de tiempo completo; la familia es primordial y fue una decisión que debía tomar”, dijo Machado.

Nuevo triunfo

En 2014, Elia Machado, de 26 años, culminó sus estudios universitarios, graduándose como licenciada en banca y finanzas. Cumplió así con las prioridades que se planteó cuando era adolescente. Confiesa que no fue sencillo llegar a la meta, sobre todo porque las competencias demandaban mucho tiempo.

“Nada ha sido fácil, requiere de enormes sacrificios poder cumplir los objetivos que uno se traza. Había días muy cansados, pero siempre puse de mi parte y lo sigo haciendo. A los nuevos talentos les recomiendo que sean perseverantes y disciplinados si desean triunfar, esa es la base del éxito”, aseveró la voleibolista.

En el 2014, con Lolette Rodríguez como nueva pareja, Machado viajó a México para participar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. La competencia fue exigente y el resultado fue digno, Machado-Rodríguez consiguió el quinto puesto entre 16 parejas.

El proceso de adaptación con Lolette no ha sido difícil, reconoce que es una compañera disciplinada, con carácter para afrontar enormes desafíos y buena jugadora, lo que le facilita conseguir resultados positivos. En el 2015 se consagraron como monarcas invictas del Tour de Voleibol de Playa que impulsa la Federación Nicaragüense de Voleibol (FNVB). Este año, después de tres estaciones se mantienen imbatibles y saltan como favoritas para revalidar el título.

“Gracias a Dios las cosas han salido bien. Hay momentos difíciles en los que perdemos concentración, pero reaccionamos y logramos recuperarnos. Ciertamente Lolette y yo nos dedicamos mucho para ganar, pero siento que hay debilidades en esta disciplina por el lado femenino. Es contrario en la rama masculina, ahí hay buenos exponentes”, manifestó Machado.

  • 2008 debutó Elia Machado en la Selección Nacional de Voleibol de Playa y permanece en la élite.

Elia argumenta que la práctica del voleibol de playa es un desafío para las mujeres, asumiendo que las condiciones en que se juega pueden ser desgastantes. “Jugar en la arena pesada y bajo el sol, no es algo que muchas mujeres se atreven a hacer, hay algunas que son muy delicadas y rápidamente declinan, pero estamos otras que asumimos el reto”, expuso Machado.

Cambio de planes

Los resultados entre la práctica del voleibol y el ejercicio de su carrera profesional contrastan radicalmente. Machado alcanzó la categoría de selección, pero no ha logrado desempeñar sus conocimientos en finanzas. Conseguir un empleo donde pueda explotar sus cualidades como financiera es una asignatura pendiente.

Sin embargo, el próximo paso que dará Elia será, según reconoce, uno de los más importantes de su vida. “Tengo planes de comprometerme con mi novio. Estoy enamorada y es una decisión que siento que debo tomar ahora”.

Aunque no habrá boda, por ahora, la razón por la que trasciende la noticia de compromiso es porque dejará la selección y se retirará del voleibol para viajar a Estados Unidos, donde la espera su prometido. 

  • 26 años es la edad de Elia Machado, multicampeona nacional de voleibol de playa. 

“He logrado muchas cosas que me he planteado, creo que es tiempo de dar este paso y aunque es difícil, creo que es necesario. Las autoridades de la federación ya lo saben y algunos lo lamentan, pero es algo que decidí y no hay vuelta atrás. Solamente finalizaré el tour de voleibol y dejo de jugar para irme a Nueva York”, declaró Machado, cuyo próximo objetivo es triunfar en el amor.

La ausencia de Machado para los Preolímpicos y los próximos Juegos Deportivos Centroamericanos, que se realizarán en Nicaragua el año entrante, será una baja sensible, siendo una de las mejores exponentes de su disciplina y amplia favorita para representar a la selección nacional en los diferentes eventos que se avecinan. 

La joven voleibolista ha demostrado que con sacrificio, dedicación y agallas no hay barrera tan grande que no pueda superar. Es un ejemplo de perseverancia y consistencia. No descarta volver a integrarse al vóley, eso sí, está consciente que pasará un largo tiempo y tendrá que meditarlo muchas veces para que suceda.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus