•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nada más triste que un lanzador duramente descifrado, víctima de un picheo frágil y un bateo fiero. Nada más triste que Erasmo Ramírez bateado sin piedad por los Tigres de Detroit, diría Rubén Darío, si hubiera visto al rivense flaquear desde el montículo en su segunda apertura con los Rays de Tampa Bay en el Spring Training. No perdió, pero tampoco ganó. Sin merecerlo salió sin desición. 

No hay duda. Ayer lanzaron dos Erasmo. El del primer inning y el de la segunda y tercera entrada. El que se mostró dominante con sus envíos, y el que a batazos fue dominado. El hombre de pitcheos casi indescifrables y el que fácilmente fue golpeado por los Tigres, equipo que no desaprovechó la vulnerabilidad con la que el nica subió a la loma de los infartos en el segundo episodio. Falló Erasmo, perdió Tampa 6-5.

Buena señal 

En la primera entrada, los Rays fueron dominados y no pudieron hacer carreras. Fue entonces cuando apareció Ramírez dispuesto a hacer lo mismo con los Tigres y lo logró, pues dominó a los tres bateadores que enfrentó. Primero obligó a Ian Kinsler a un elevado al jardín central, luego ponchó a Justin Upton y posteriormente dominó al peligroso Miguel Cabrera en una rola a la tercera base. Era una buena señal. Se pensó que lanzaría igual que  en su primera apertura contra los Orioles de Baltimore, a quienes dominó en dos entradas completas limitándolos a tan solo un imparable.

  • 5 carreras permitió Erasmo en su apertura ante los Tigres de Detroit.

¡Fue una pesadilla!

En la segunda entrada los de Tampa anotaron tres carreras. Era una buena ventaja para la tranquilidad de Erasmo, pero del muchacho dominante de la primera entrada solo quedó el recuerdo. Subió a la loma y sus envíos fueron cazados con facilidad. Doble de Víctor Martínez abriendo tanda e imparables consecutivos de J. D. Martínez y Mike Avilés trajeron la primera anotación de Detroit. Luego, sencillo de Bryan Haladay empujó la segunda y doblete de Kinsler produjo dos carreras más. Erasmo, que entró en ventaja de 3-0, salió perdiendo 4-3. ¡Fue una pesadilla!

En la tercera entrada, un Erasmo golpeado recibió la oportunidad de revindicarse, pero el mal momento siguió, pues imparables consecutivos de Cabrera y Víctor Martínez explotaron al rivense, quien fue relevado por Matt Adriesse, a quien J. D. Martínez le conectó un elevado de sacrificio con el que empujó a Cabrera. El marcador se puso 5-3.

En la quinta entrada Tampa anotó par de carreras y empató el marcador, dejando a Erasmo sin desición. Luego, en la séptima entrada, cuadrangular de John Mayberry Jr., puso el definitivo 6-5 a favor de los Tigres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus