•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado lunes 7 de marzo se cumplieron 18 años del combate por unificación de coronas de 105 libras entre los invictos campeones mundiales, el nicaragüense Rosendo Alvarez (AMB) y el mexicano Ricardo López, en la Plaza de Toros  del Distrito Federal azteca.

Rosendo, impulsado por unos deseos de triunfo exagerados, salió a buscar desde el inicio al Finito López. Después de impresionar con fluido, rápido y efectivo ataque en el primer asalto, el nica estremeció al mundo del boxeo cuando apenas se consumían 15 segundos del round número 2, soltó un bombazo de derecha encima de un jab de izquierda que intentó y falló López, y semejante "viaje" aterrizó en el rostro del azteca provocando un enorme quejido colectivo de los asistentes al ver rodar estrepitosamente por la lona al ídolo local. Rosendo se engolosinó y quiso terminar su obra con ataque desesperado a la cabeza que el Finito logró pasar con una habilidad llamativa para alguien quien se suponía "tocado casi de muerte".

Acortó distancias

No solo sobrevivió a un round de pesadilla, sino que logró acortar distancias en las tarjetas ganando apretadamente los rounds  3 y 4. Rosendo volvió a la carga en los rounds 5 y 6, y cuando ganaba claramente al menos en  dos tarjetas, en el séptimo capítulo se produjo un choque de cabezas más buscado por el Finito que por Rosendo y se presentó un corte grande que impidió seguir. Todavía están las imágenes frescas cuando López le da la espalda a Rosendo (gesto de abandono) y se movió a su esquina para mostrar a Nacho Beristáin el corte, quien no quiso intentar curar la herida y le exigió al médico a detener el combate.

  • 18 años han pasado desde el primer enfrentamiento entre Álvarez y López.

La pelea  se vió muy empañada por una revisión exhaustiva de las tarjetas que duró al menos 25 minutos, mucho más que la propia pelea, para finalizar con un antipopular empate ante los mismos mexicanos, pues según las reglas inventadas por el CMB, si se da un choque de cabeza accidental y alguien resulta con una cortada, se le debe deducir un punto al boxeador que provocó el corte.  Luego de esa larga "deliberación" aparecieron con el fallo. Un juez marcando 68-63 en favor de Rosendo,  otro vio un empate 66-66, que sin el bendito punto menos debió haber sido un 67-66 a favor de Rosendo, y el tercer juez -que vió otra pelea- le dio el triunfo al Finito 67-64, para el empate que preservó el invicto de Ricardo López y privó de la justa victoria al nuestro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus