•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Nacionales de Washington no cumplieron con las enormes expectativas que generaron la temporada pasada, pero un equipo que cuenta con Bryce Harper en medio de la alineación y el dúo de Max Scherzer y Stephen Strasburg al frente de la rotación abridora y que se reforzó con el manager Dusty Baker, no debería ser descartado para pelear en el 2016.

Los Nacionales (83-79) tuvieron una temporada decente, pero no la que se esperaba después que firmaron a Scherzer por $210 millones y dispararon su nómina general del 2015 al tercer lugar de Grandes ligaas, solamente detrás de Dodgers de Los Angeles --que impuso un récord al pasar de $300 millones-- y los Yankees de Nueva York. Los capitalinos terminaron el año a siete juegos de los New York Mets en la División Este y en el séptimo puesto de una liga que supuestamente debieron representar en la Serie Mundial, de acuerdo a la mayoría de vaticinios de pretemporada.

Ahora, esos mismos vaticinadores dan a los Mets para ganar la división, pocas probabilidades a Washington y los Marlins de Miami y ninguna a los Filis de Filadelfia y los Bravos de Atlanta. ¿Y si ocurre exactamente lo mismo, pero en sentido inverso entre Mets y Nacionales? Washington no fue exactamente un desastre el año pasado, cuando fue tercero en carreras anotadas y sexto en promedio de efectividad, pero una epidemia de lesiones y problemas en el camerino costaron la clasificación al club y el puesto al manager Matt Williams. 

El factor Baker

Entonces llegó Baker, quien tiene 20 temporadas de experiencia como dirigente con los Gigantes de San Francisco, los Cachorros de Chicago y los Rojos de Cincinnati, pero que estuvo en televisión los dos años anteriores. Baker, de 66 años, tiene la responsabilidad de conseguir que algunas de las grandes estrellas del juego funcionen como una sola entidad. Washington es el mejor equipo de primer año que ha tenido Baker en su carrera.

  • 83 triunfos con 79 derrotas consiguieron los Nacionales la temporada pasada.

En realidad los tres equipos anteriores de Baker quedaron en el penúltimo lugar de sus divisiones el año anterior a su llegada, pero la idea general no cambia. Washington está lejos de ser considerado un equipo en reconstrucción o cuyo ciclo de éxito tomó la curva descendente. El líder ofensivo de los capitalinos es un jardinero que viene de ganar el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional luego de batear .330 y liderar el circuito en jonrones (42), anotadas (118), OBP (.460), slugging (.649) y OPS (1,109); impulsar 99 carreras y recibir 124 boletos a los 22 años de edad.

Harper tuvo 97 jonrones y 98 dobles y ganó los premios de Novato del Año y Jugador Más Valioso antes de llegar a los 23 años. Si el jardinero Jayson Werth, el inicialista Ryan Zimmermann y el antesalista Anthony Rendón pueden mantenerse alejados de lesiones graves y la nueva combinación de doblematanzas compuesta por el intermedista Daniel Murphy y el torpedero Danny Espinoza pone los números que se esperan de ellos, los Nacionales no tendrán muchos problemas para seguir anotando carreras como el año anterior. Werth, Zimmermann y Rendón se perdieron un total de 215 partidos de forma combinada, mientras que el jardinero central Denard Span, quien se marchó como agente libre, visitó tres veces la lista de lesionados y no jugó el último mes de la temporada pasada.

Baker planea jugar en partidos consecutivos a sus jugadores más veteranos esta semana por primera vez en la pretemporada, pero su plan a largo plazo es mantener la alineación regular lo más fresca que se pueda para el inicio de la serie regular. "La primavera es para probar algunas cosas, pero más importante, para prepararse para la temporada. De eso se trata", dijo Baker, quien tiene un gran reto en el horizonte esta temporada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus