•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El primer cubano que provocó impacto entre los Medias Blancas de Chicago por su larga incidencia a base de pimienta fue Orestes Miñoso, conocido como Minnie, quien llegó al equipo en 1951, durante el estallido de los peloteros de color. Ahora lo está haciendo a base de poder José Abreu, un bateador de 30 o más jonrones y 100 o más empujadas en sus dos primeras temporadas, disparando 176 y 178 imparables respectivamente, incluyendo el reconocimiento como Novato del Año en el 2014. Aún con esas explosiones del artillero cubano, hoy con 29 años, los Medias Blancas terminaron en cuarto lugar del sector central en la Liga Americana en el 2014 con balance de 73-89, y continuaron estancados en esa posición en el 2015, mejorando levemente con 76-86. Hay que hacerle un monumento a Abreu y ponerse a llorar detrás de él, por los Medias Blancas.

ESTOS SON LOS PILARES

Así que la pregunta frente a las puertas de este 2016, es: ¿qué hay en los Medias Blancas más allá de Abreu? Es una interrogante de difícil respuesta y pobres esperanzas. Con .290 puntos, 30 vuelacercas y 101 remolques, Abreu encabezó a los Medias Blancas escapando a la mediocridad del equipo y tuvo un buen apoyo en el anotador de 98 carreras y robador de 18 bases Adam Eaton, agregando el aporte del zurdo Chris Sale, 13-11 y 3.41 a lo largo de 208 entradas con 274 ponches.

Consideren la llegada algo ruidosa del antesalista Todd Frazier. Sin duda, buenos pilares, pero no los necesarios para sacar de los escombros al equipo que por quinta temporada consecutiva dirige Robin Ventura, cuya pretensión de jugar para .500, tantas victorias como derrotas parece excesiva.
Reemplazar al short Alexei Ramírez, al pitcher abridor Jeff Samardzija y los cátcheres Tyler Flower y Geovany Soto, fueron las principales preocupaciones de los Medias Blancas después de la caída del telón. Mat Latos, un derecho de 4-10 y 4.95 con tres equipos en el 2015, no cubre la salida de Samardzija (11-13 y 4.96), los cátcheres Alex Ávila y Dioner Navarro esperan ser contribuyentes, y hasta hace poco consiguieron al veterano de 37 años Jimmy Rollins para el campocorto, quien por supuesto no es ninguna garantía.

TRATANDO DE TAPAR HUECOS

Los Medias Blancas colocaran a José Abreu en primera, Brett Lowrie llegado de Oakland (.260 con 16 HR y 60 CE) en segunda, Rollins en el short (.224 con 13 HR y 41 CE), el esperanzador Todd Frazier, sacado de los Rojos (.255 con 35 HR y 89 CE) en tercera y Al Ávila disputando con Dioner Navarro la receptoría. En los bosques, Melkys Cabrera, Austin Jackson y Adam Eaton, con Adam LaRoche como designado. Obviamente, Abreu, Frazier y Eaton serán los cañones más ruidosos intentando elevar el nivel de rendimiento de los Medias Blancas.

El zurdo Chris Sale, perseguido vía cambio por tantos equipos, seguirá al frente de la rotación de abridores con pretensiones de ir más allá de las 15 victorias como en el 2012, y aproximarse más a los 300 ponches. Ojo, no lo pierdan de vista entre los aspirantes del 2016 al Cy Young. Detrás de Sale, tres zurdos, el colombiano José Quintana (9-10), Carlos Rondón y John Danks con Mat Latos como quinto abridor. Como jefe del bullpen David Robertson, salvador de 34 juegos, quien reemplazó apropiadamente a Mariano Rivera, cuando el panameño se retiró. Nate Jones, Matt Alberts y Zach Duke, ofreciendo sus aportes.

Difícilmente los Medias Blancas conseguirán ir más allá del cuarto lugar, aún con el cañoneo de Abreu.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus