•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González se caracteriza, entre otras cosas, por exigirse al máximo durante sus entrenamientos. Comprometido con ser contundente durante sus compromisos, el tricampeón pinolero ejecuta al pie de la letra el plan de trabajo que le orienta su entrenador en jefe Arnulfo Obando.

Para su próxima reyerta contra el puertorriqueño McWilliams Arroyo (16-2-14 KO), programada para el 23 de abril en el mítico Fórum de Inglewood de Los Ángeles, Estados Unidos, el monarca mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) quiere hacer alarde de su calidad en su máxima expresión, como de costumbre.

Para ello, Román viajará junto a su equipo técnico a Costa Rica, tentativamente el próximo martes, donde realizará un campo de entrenamiento, tal como lo hizo de cara a su anterior defensa del fajón del CMB contra el hawaiano Brian Viloria. Aun cuando el récord de Arroyo no es intimidante, González no pone límites a su preparación.

“Lo que queremos es llegar en las mejores condiciones posibles. Yo he sido muy respetuoso con mis contrincantes y eso lo demuestro entrenando fuerte, sabiendo que ellos tienen hambre de ganarme y no puedo relajarme, cualquiera podría sorprender”, manifestó el “Chocolatito” ayer, después de una sesión de entrenamiento que duró dos horas en el gimnasio Róger Deshon.

Guanteo pinolero

A Costa Rica viajarán, además, los boxeadores Keyvin Lara, Félix “Gemelo” Alvarado y Henry Maldonado; este último es el único que repite del campamento pasado. La terna anterior serán los sparrings de González durante las cinco semanas previstas para la preparación en suelo tico.

“Los muchachos que van con nosotros son exigentes en sus categorías, ya los conocemos y sabemos de su calidad. Lara es un 112 natural, Félix pelea en 108 y 112 libras, mientras que Maldonado lo hace en 118, eso beneficia a Román porque se faja con boxeadores de características diversas y todos fuertes. Cada cual aporta algo distinto y funcional para la preparación de Román”, aseveró el entrenador Obando.

Durante el tiempo previsto del campamento, González se fijó como meta realizar unos 128 asaltos de guanteo, además de los acostumbrados trotes en carreteras inclinadas para ganar condición física. Hasta ayer, el “Chocolatito” permanecía en 127 libras, aunque no es nada alarmante, según reconoció Obando.

“Lo que pasa es que Román ha realizado guanteo con David Morales, que es un 126, sin tomar en cuenta que está por encima de ese peso cuando no tiene compromisos cercas. Si lo hacemos bajar mucho, fácilmente David lo lanzaría como pluma y lo que pretendemos es que Román gane fuerza, como primera etapa”, aclaró Obando.

Las otras fases serían combinar fuerza y velocidad y por último únicamente velocidad, una vez que el peso esté cerca de la categoría establecida. Sin dudas, las críticas sobre el rival en turno no perjudican al “Chocolatito”; en cambio, está enfocado en completar la tarea con altas calificaciones.

“Lo que corresponde es entrenar y pelear. La gente siempre va a opinar y están en su derecho, yo trato de ser responsable y quiero demostrarle a mi pueblo que tengo mucho que dar, y voy a traer de regreso mi título si Dios me lo permite y las cosas salen bien”, confesó González, quien comentó, como en otras ocasiones, que su intención posterior al combate contra Arroyo es buscar la cuarta corona mundial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus