•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace apenas dos años, el juvenil lanzador de los Tampa Bay Rays, Chris Archer, era uno de esos peloteros que opinaba que demostrar emoción en el beisbol de Grandes Ligas era una falta de respeto.

El 27 de julio de 2014, a Archer le tocó medirse al toletero dominicano David Ortiz, quien le conectó un cuadrangular de tres carreras en contra, arrojó su bate y, al estilo típico del "Big Papi", fue trotando despacio las bases.

Al culminar el partido, una derrota 3-2 ante sus rivales divisionales Medias Rojas de Boston Red Sox, gracias precisamente al jonrón de Ortiz, Archer dijo que no estaba de acuerdo con la celebración del toletero, y reiteró los comentarios que había hecho con anterioridad su entonces compañero David Price, afirmando que el dominicano a veces parecía creerse mucho más importante que el beisbol.

"(Ortiz) siente que es más grande que el juego. Se cree que el espectáculo gira todo en torno a él", dijo en aquel entonces Archer al concluir el partido. "Nunca vi a Hank Aaron arrojar su bate".

Cambio de mentalidad

Ahora en su quinta temporada en Grandes Ligas, Archer se arrepiente de haber dicho esas palabras y se aunó a los múltiples peloteros, incluidos José Bautista y Bryce Harper, que han expresado recientemente que demostrar emoción es una parte integral del juego.

"Al principio de mi carrera fui muy público al decir algunas cosas, y creo que estaba equivocado", admitió el estelar lanzador de los Rays a ESPN Digital. "Podemos crecer como personas. No tenemos que seguir siendo tan rígidos en nuestros pensamientos".

"Aún estoy muy joven en mi carrera en Grandes Ligas, pero al principio me tomaba las cosas un poco más personales de lo que debía. Pensaba tal vez que las personas reaccionaban exageradamente. Pero luego he pensado en ello, y no están reaccionando de una forma exagerada, esto es un juego. Se supone que debe ser divertido", continuó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus