•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de cuatro temporadas consecutivas con 90 o más victorias, incluyendo tres viajes a la postemporada, sin poder a regresar a la Serie Mundial, punto máximo de elevación alcanzado en el 2008, los Rays de Tampa se han ocultado en el cuarto lugar del sector Este de la Liga Americana durante los dos últimos años con 77 y 80 triunfos, apenas un avance tan pequeño que es imperceptible, terminando a 19 y 13 juegos del liderato.

En su segunda campaña con las riendas del equipo, Kevin Cash confía en el funcionamiento que puede conseguir su rotación de abridores, sin tener el tamaño de aquella del 2008 con Scott Kazmir, David Price, Matt Garza, James Shields y Edwin Jackson. Las esperanzas de Cash se fundamentan en que tanto Chris Archer, calificado como número uno (12-13, 3.23 y 252 ponches), Jake Odorizzi (9-9 y 3.35), el nicaragüense Erasmo Ramírez (llamativo 11-6 y 3.75), el zurdo Drew Smyly (5-2 y 3.11) y Alex Cobb (10-9 y 2.87), se encuentran en pleno crecimiento y todas esas cifras tienden a agrandarse. Ah, y ojo con Matt Moore, quien registró 2-0 en sus últimas cuatro aperturas con 1.35 en efectividad. Él representa un interesante excedente para Cash.

El derecho Brad Boxberger, fue el líder en rescates de la Liga Americana con 41, fallando seis veces en oportunidades de salvamento, y registrando 3.71 en efectividad, cifra un poco rara, como también sus 10 derrotas.

Detrás de Boxberger, estarán Alex Colome (8-5 y 3.94), Xavier Cedeño, Steve Geltz y Enny Romero, por quienes vamos a estar rezando constantemente cada vez que entren para intentar respaldar a Erasmo.

El agudo problema de Tampa es anotar carreras. Con 644 el año pasado, ellos solo fueron más anémicos que los Medias Blancas (622) y se distanciaron casi 250 del líder Toronto, con 891. El segunda base Logan Forsythe con .281 presentó el mejor average, en tanto, Evan Longoria encabezó jonrones y remolcadas con 21 y 73, cifras muy discretas, y el jardinero central Kevin Kiermaier, robó 18 bases. Los recién llegados Brad Miller, el campocorto; y el receptor suplente Hank Conger, no disponen de explosividad. Se fueron el short Asdrúbal Cabrera, Joey Buttler, John Jaso, Ernesto Frieri y Brandon Gómez.

Curt Casalli, quien estuvo en 38 juegos con Tampa con 10 jonrones y 18 empujadas en el 2015, será el receptor titular con James Loney (4 HR, 32 CE y .280 en 104 juegos) en primera base, Logan Forsythe ( 17 HR, 68 CE y .281) en segunda, Brad Miller llegado de Seattle (11HR, 46 CE y .258) en paradas cortas y Evan Longoria (21 HR y 73 CE) en tercera. En los bosques, se espera que Desmond Jennings, limitado a 28 juegos, regrese a su nivel de rendimiento en el jardín izquierdo, con Kevin Kiermaier (10 HR y 40 CE) en el centro, y Steven Souza por la derecha, manteniendo atento a Corey Dickerson, quien podría abrir temporada como designado. Ofensivamente el equipo de Tampa se sigue viendo recortado.

Es difícil mejorar en pretensiones sin invertir. Así como Boston necesitaba un abridor del calibre de Price, se esperaba que los Rays se lanzaran en persecución de uno o dos bateadores de calibre, pero no lo hicieron, y es por eso que el desempeño que ofrezca la rotación de abridores se convierte en el factor decisivo. En principio, no tienen cara de agregar unas 12 victorias a las 90 del 2015, y pelear el banderín del Este.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus