•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los traspiés económicos que parece confrontar la serie Premier Boxing Champions (PBC) a tan solo dos años de su debut, tiene sus razones, además de aquellas que se derivan de la casi nula venta de publicidad para cada evento.

El proyecto del productor Al Haymon, que tiene como base la creación masiva y difusión de espectáculos boxísticos fuera de la forma tradicional a través de afiliadas de televisión como ABC, CBS, Fox, Fox Sports, NBC, NBC Sports, ESPN, Spike y Bounce TV, cometió a juicio del veterano promotor Bob Arum, un error que solo se le podría permitir a un principiante del negocio, y no a un sagaz empresario como Haymon.

“El principal problema que tiene el PBC, el mayor de todos, es que no tiene un promotor”, expresó Arum, presidente de la empresa Top Rank quien entabló una demanda por $100 millones contra Haymon por acciones monopólicas y violaciones a la Ley Muhammad Ali.

“Tú no puedes deshonrar a los promotores, y Premier Boxing Champions nunca tuvo rostro. La persona que ha estado corriendo las cosas se ha mantenido en las sombras en todo momento, y para mí las cosas no funcionan así”, agregó Arum.

Salpica

La demanda de Arum también fue contra la firma de inversión Waddell & Reed Financial Inc. quienes financiaron con $500 millones el proyecto de Haymon.

La compañía Golden Boy Promotions, propiedad del promotor Oscar de la Hoya, también demandó al empresario y sus compañías, junto a Wadell & Reed por $300 millones. Hace unas semanas el PBC, que tenía inicialmente eventos en ESPN en calendario para el mes de enero, y luego los postergó para abril y mayo, anunció que iniciaría su nueva temporada en el mes de junio. Su último evento bajo esta plataforma fue en el mes de noviembre.

Fuentes de entero crédito revelaron que la PBC ya ha invertido en dos años una suma ascendente a $450 millones, lo que supone casi la totalidad de la inversión inicial de Wadell & Reed.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus