Harold Briceño Tórrez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde la histórica participación en las Eliminatorias Mundialistas rumbo a Rusia 2018, ha sido inevitable seguir con minuciosidad a la Selección de Futbol de Nicaragua, que nos hizo soñar con un futbol vistoso, organizado, preciso y atrevido. Al verlos actuar no quedaban dudas del gran avance conseguido por el balompié nacional en los últimos años.

Sin embargo, desde el duro golpe recibido ante Jamaica, que nos eliminó cuando más cerca estábamos de tocar la gloria, ha quedado en evidencia lo difícil que se le hace al combinado nacional mantener el ritmo de juego en los 90 minutos de partido.

En diciembre del 2015 estaban empatando con Costa Rica una vez llegado el descanso, sin embargo, en la segunda parte los ticos marcaron el 1-0 definitivo. Luego, en enero se le ganaba a Honduras 1-0, pero tras el descanso los catrachos le dieron vuelta al marcador, ganando 1-3. Lo más reciente fue El Salvador empatándonos en los segundos 45 minutos, tras irles ganando 1-0. ¿Se repetirá la historia ante Panamá mañana? Ojalá que no. Para ello se requiere que el combinado nica trabaje más en la consecución de mejores condiciones físicas, algo que debe ser una responsabilidad tripartita: Selección Nacional, clubes y jugadores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus