•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El manto oscuro de los pronósticos en contra cubre a la Selección de Beisbol de Nicaragua y los fantasmas de la duda y la incertidumbre se pasean alrededor del combinado nacional, mientras Marvin Benard y sus muchachos intentan espantarlos cubriéndose de optimismo y la multitud de nicaragüenses apasionados por el beisbol suplica porque del 17 al 20 de marzo, en Mexicali, México, haya un milagro y los pinoleros se queden con el boleto para el Clásico Mundial del próximo año. Aunque suena complicado, la posibilidad existe. ¡Suerte, muchachos!

Como suele suceder, en esta ocasión Nicaragua tampoco es favorita para lograr tal hazaña. Sin embargo, no hay manera de arrebatarle la fe a quienes están al frente de la tropa nicaragüense, entre ellos el presidente de la Federación Nicaragüense de Beisbol (Feniba), Nemesio Porras, quien en la ceremonia de abanderamiento realizada ayer, dijo que “aunque Nicaragua nunca es favorita, siempre está peleando”. A ese espíritu guerrero de los seleccionados es que se apuesta para salir victoriosos del Preclásico Mundial de Beisbol, en el que se sostendrán sólidas batallas contra Alemania, República Checa y México.

Otro que se muestra seguro de lo bien que puede lucir Nicaragua en territorio mexicano es el mánager Marvin Benard,  quien empapado de confianza dijo: “Vamos a Mexicali a dar la sorpresa… Queremos hacernos escuchar”. Fiel creyente de que pueden abrir las puertas de la gloria y obviar los pronósticos, el timonel consideraría como fracaso el hecho de no clasificar al Clásico Mundial de 2017.

¿Y la rotación?

“Ya tenemos la rotación, pero no me gusta anunciarla. Creo que no se gana nada con decirlo”, manifestó Benard, cuando fue consultado sobre quiénes podrían ser los abridores, aunque, como para mantener la duda, mencionó que le gustaría tener en ese rol a Carlos Teller y Gustavo Martínez. El primero podría lanzarle a los alemanes, a quienes ya dominó en tres entradas desde el montículo de los Pericos de Puebla, con quienes milita en México. El segundo podría lanzarle a los mexicanos, y Samuel Estrada, Fidencio Flores y Jonathan Loáisiga podrían ser los otras opciones.

En relación con el manejo del picheo, el exjugador de los Gigantes de San Francisco en el mejor beisbol del mundo aseguró que “cada lanzador va a pichar cuando se le llame” y que le hubiera gustado que durante la etapa de preparación “hubieran cancelado las series del Pomares, para que los pícheres seleccionados descansaran más”.

Alineación tampoco

“La alineación también la tenemos”, dijo el mánager, pero tampoco quiso darla. Sin embargo, manifestó que el cuarto bate podría ser Jairo Beras, el muchacho de padre nica nacido en República Dominicana y que pertenece a la organización de los Rangers de Texas. “Me gusta él por su tamaño y su fuerza”, argumentó.

La alineación podría ser la siguiente: Primer bate y campo corto, Elmer Reyes; segundo bate y tercera, Ofilio Castro; tercer bate y segunda base, Alex Blandino; cuarto bate y jardín izquierdo, Jairo Beras; quinto bate y designado, Wuilliam Vásquez; sexto bate y jardín central, Dwight Britton; séptimo bate y primera base, Sandor Guido; octavo bate y jardín derecho, Ramón Flores; y noveno bate, en la receptoría, Janior Montes.

Benard declaró que tiene en el equipo “un poquito de todo”. “Hay muchachos que tienen muy buena defensiva. Blandino y Beras pueden sacar la bola de cuadrangular y sorprender a cualquiera en cualquier momento. Hay pícheres buenos y se ha aprendido a correr bien las bases. Me gusta lo que tengo”.

Sobre México y Alemania

“Me da más miedo Alemania que México. Lo que me preocupa es que los muchachos bajen su nivel de juego solo por estar enfrentando Alemania, cuyo nombre no rima con el beisbol. Eso da temor más que cualquier otra cosa”, afirmó Benard, quien a pesar de no ser favorito, siente presión por los resultados.

Sobre el tema de la peligrosidad de Adrián González, el mejor pelotero de México, el manager nica aseguró que a pesar de ser “un tremendo pelotero, también se le puede dominar. De la misma manera que él nos puede pegar hit, igual se le puede hacer out, de la misma manera que él puede conectar jonrón, lo podemos ponchar. Es un pelotero que se merece respeto por lo que ha logrado, pero miedo no”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus