•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A través de las páginas fatales de la historia, nuestro beisbol está hecho de vigor y de gloria, nuestro beisbol está hecho para la humanidad, diría Rubén Darío, mirando en retrospectiva las hazañas y tropiezos del deporte rey nacional, cuyo libro de historias tendrá nuevas páginas a partir de hoy a la 1:30 p.m., cuando la Selección Nacional se enfrente a la de Alemania en el inicio del preclásico Mundial de Beisbol que se jugará en Mexicali, México, y cuyo ganador recibirá la oportunidad de participar en el Clásico Mundial del próximo año.

Aunque el beisbol nica es pequeño, no ha dejado de estar latente el sueño de provocar asombro y pasar por encima del favoritismo del equipo mexicano. Pero ojo con el combinado alemán, que es el primer rival a vencer, pues a pesar de que Alemania y beisbol no riman tanto como Alemania y Futbol, los bávaros tienen en sus filas a varios jugadores activos en las Ligas Menores, los que los hace un conjunto competitivo, con etiqueta de no ser menospreciados.

Antes de sorprender a México, la misión primera será cumplir con los pronósticos derrotando a los europeos.

Para ello se necesitará que los peloteros nicaragüenses se muestren, como diría Rubén, vibrantes, fuertes, apasionados, altivos;  y que en busca de tocar el cielo, reúnan sus esfuerzos en un solo batallón, y así demuestren al país que pueden fieramente conseguir el boleto al Clásico Mundial de 2017.

Martínez, el elegido

Por momentos se pensó que el zurdo Carlos Téller, el mejor lanzador de la selección nicaragüense, sería el abridor ante los alemanes, sobre todo porque recientemente les lanzó tres entradas como lanzador de Los Pericos de Puebla. Pero no fue así, Marvin Benard y su cuerpo técnico decidieron que el encargado de guiar a los nicas a la primera victoria sería Gustavo Martínez. No es él un lanzador en gran manera dominante, sin embargo tiene los recursos para permitirle a la tropa nacional debutar con pie derecho.

La labor de Martínez deberá ser respaldada por el bullpen, que tras la salida de Diomar López, fue reforzado con la justa incorporación de José Elías Villegas, quien tuvo una labor destacada en los partidos de fogueo contra la selección de Panamá.

Bateo debe funcionar

No hay manera de ganar un partido solamente con un buen picheo, se necesita que el bateo  se muestre oportuno y sumamente productivo. Del equipo nicaragüense la ofensiva es lo mejor, de eso no hay dudas.

Jairo Beras, que según reportes enviados desde Mexicali, ha dejado en evidencia el poder de sus muñecas, debe ser el cuarto bate. Su aporte más el de Alex Blandino, Wuilliam Vásquez y Dwight Britton será significativo en la lucha de Nicaragua por provocar un impacto mayúsculo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus