•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De diferentes maneras, los favoritos México y Nicaragua, atravesaron dificultades para imponerse apretadamente 2-1 y 5-4 a República Checa y Alemania, dos  equipos sin historia en el beisbol mundial, y aunque la nuestra fue escrita en un nivel de competencia amateur, sin las exigencias actuales de esta, era abierta a los profesionales y con presencia de big leaguers, tenemos mejores referencias que los europeos, excepto Holanda de crecimiento sostenido, y no vemos tan grande a México.

Nos aturdió el primer juego con Alemania. Estar atrás dos veces y sentirnos al borde del abismo, nos hizo reflexionar sobre el nuevo paralelogramo de fuerzas. Los viejos equipos nicaragüenses, nunca enfrentaron una oposición tan consistente porque el amateurismo, estaba muy por debajo del profesionalismo, lo que quedó demostrado de entrada en los Juegos Panamericanos realizados en Winnipeg en 1999, ya con las puertas abiertas.

Nuestro béisbol es pequeño 

A partir de ese torneo, todo ha sido más complicado, sobre todo porque nuestra producción es muy reducida, y la inversión en el beisbol casero, tiene por prioridad lo recreativo, algo apropiado en un país de economía tan pequeña. Solo consideren que no hemos podido invertir ni siquiera en la capacitación de entrenadores, ni tenemos como los cubanos, escuelas de iniciación deportiva, mucho menos verdaderas academias de formación. 

Se captan algunos diamantes en bruto, necesitados de un pulimento que aquí no se les puede ofrecer. 

  • 3 triunfos necesita Nicaragua para ganarse su boleto al Clásico Mundial de Beisbol.

El propio mánager actual, Marvin Benard, fue producto de un adiestramiento adquirido en otros lados. Es obvio que aquí no podemos darle forma a un gran equipo entre tantas limitaciones. Antes éramos más competitivos porque nos movilizábamos en esferas más pequeñas. Es por eso, que peloteros como Jairo Beras y Alex Blandino establecen ahora diferencias, y sacamos provecho de varios que consiguieron progresos en otros niveles como Elmer Reyes y Carlos González, como ocurrió en Veracruz con Wilton López y Juan Carlos Ramírez. 

El pitcheo será clave

Sin embargo, aún sangrando por la pérdida de Blandino, el factor más incidente en la victoria por arrebato contra Alemania con sus dos dobles y tres empujadas, pienso –-sin saber el resultado del duelo con México-– que podemos llegar a pelear el boleto para el Clásico, aunque sea necesario superar a República Checa, vencedor de Alemania ayer, en dependencia del resultado del viernes por la noche.

  • 10 innings batalló Nicaragua para imponerse 5-4 a Alemania en el primer juego del Preclásico.

No hemos visto un equipo fuera de alcance, ni el azteca, con todo y Adrián González. Históricamente, siempre nos hemos apoyado en raptos de inspiración de nuestro pitcheo, y tanto Gustavo Martínez como Carlos González ofrecieron sus aportes para sacar de las cenizas la primera victoria. El problema del poco bateo, tiene barbas y canas, y eso hace más dolorosa la pérdida de Blandino, y más importante la presencia de Beras.

Estamos batallando con equipos que no se ven grandes, y aunque el nuestro tampoco lo es, no es descartable. Sigo pensando que como andamos, podemos estar un paso delante de Alemania y República Checa, y ser retadores de México. No se trata de una corazonada, sino de algo viable. Ese boleto para estar en el Clásico, no lo veo inalcanzable. Podemos pelearlo con el corazón en los dientes. ¿Por qué no?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus