•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Lo vieron? ¿Observaron cómo entró al cuadrilátero decidido a fajarse? Nunca pensó en guardar sus manos y dejar que fácilmente los pronósticos en contra suya se cumplieran. Tiró golpes como quien ha sido programado para hacerlo sin parar, siempre fue hacia adelante, arriesgó su físico, fue golpeado pero mostró una resistencia granítica, fue exigido pero demostró una gran preparación, y lo hizo porque sabía que es así como se busca y se gana un título del mundo. No hay otra manera. ¡Bravo, “Gallito”! 

Él sabía que todo estaba en su contra y que por eso debía llegar a proponer batalla. Lo hizo así desde el primer round y no dejó de hacerlo hasta el final del combate, dando una cátedra de cómo se sale a disputar una corona mundial cuando se es el retador y se está batallando en la casa del campeón. 

No exhibió Byron puños de acero ni un boxeo de ribetes espectaculares, pero lució un corazón de guerrero espartano, una valentía sobrada y admirable y un rendimiento físico envidiable. Tomó la iniciativa del combate desde el inicio del mismo y se rehusó a soltarlo. Ante su acoso y persecución, Hekkie Budler, un constante acosador, no pudo desarrollar su acostumbrado plan de pelea, limitándose a lanzar sus golpes sin ninguna estrategia, a moverse alrededor del ring y a intentar enredar al nicaragüense en la telaraña de su boxeo sucio. Pero ni eso pudo detener la determinación del pinolero, que utilizó como su mejor arma el volado de derecha. 

Emocionado

“Era un boxeador muy escurridizo, se agachaba demasiado”, dijo Rojas, ya con el cinturón de campeón ceñido en su cintura. “Nos preparamos al ciento por ciento”, expresó el nuevo monarca, luego de haber demostrado con contundencia que un entrenamiento realizado con disciplina brinda resultados agradables. No llegó con el cartel de favorito por no ser portador de un gran boxeo, pero salió con el título por ser disciplinado y valiente. Dos características de las que carecen otros boxeadores nicaragüenses que sí son considerados talentosos.

  • 2 campeones mundiales tiene Nicaragua, Román González y Byron Rojas.

“Estábamos seguros de la victoria, porque conecté los mejores golpes, estábamos seguros de que la victoria era nuestra”, exteriorizó el ahora monarca mínimo de la AMB, evidentemente emocionado por la hazaña que había logrado construir a base de golpes y corazón.

“Tratá de botarlo”

“Yo creo que ganamos la pelea, pero cerremos fuerte. Por cualquier cosita tratá de botarlo. Porque estamos en patio ajeno”, le dijo Marcelo Sánchez a Byron Rojas, cuando este, antes de entrar al round 12, le preguntó que cómo consideraba que iba la pelea. 

De acuerdo con Marcelo, las próximas peleas del nuevo campeón mundial “se podrían realizar en Sudáfrica”. No se descarta una revancha contra Budler. Según el manejador de “El Gallito” este regresará a Nicaragua mañana a las 

10:00 p.m. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus