•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Doblegaron los Spurs a los Warriors 87-79, ahogándolos en la inutilidad.  ¿Cómo fue posible ese impecable e implacable apriete de tuercas a los Warriors limitándolos a solo 79 puntos, cifra que casi siempre alcanzan antes que finalice el tercer cuarto? Más llamativo aún, en tres de los períodos, los de Golden State no llegaron a 20 puntos, y en uno de ellos, el último, fueron atornillados con apenas 14 en 12 minutos. ¿Qué es eso? No me digan que cansancio después de haber aniquilado a los Mavericks de Dallas la noche anterior con 130 puntos, incluyendo un período de 42 y otro de 36. Tampoco mencionen las ausencias de Iguodala y Bogut porque ahí estaban Curry y Thompson, Green y Barnes.

Solo 14 de Curry 

En una noche en la que el estupendo Kawhi Leonard y el súper dinámico LaMarcus Aldridge se robaron el show por los Spurs, que solo utilizaron 8 minutos al glorioso y todavía útil veterano Tim Duncan, los Warriors se vieron tan desarmados como un condenado caminando hacia la guillotina. Curry, presionado afuera, solo pudo acertar uno de doce intentos en tiros de tres puntos, marcando 14 en 38 minutos de permanencia, en tanto su fiero compañero Klay Thompson registró 15, un aporte insignificante en una batalla de tanta trascendencia, nada que ver con el primer enfrentamiento en Oakland, ganado por los Warriors con 30 puntos de ventaja. 

Lo que vimos fueron unos Warrios desconocidos, desconectados, empujados a los errores, perdiendo 18-17 el primer cuarto y 26-19 el segundo, navegando en una inseguridad preocupante. Los de Oakland reaccionaron imponiéndose 28-22 en el tercer período haciendo pensar en un electrizante cierre de juego. Eso no ocurrió porque los Spurs prevalecieron 22-14, sellando la importante victoria que golpea al equipo de Golden State, obligándolo a pisar el acelerador en la recta final, teniendo dos juegos pendientes con San Antonio, colocado a tres juegos de distancia.

Invencibles en casa

Fue la victoria consecutiva número 44 de los Spurs jugando como locales. La combinación de esfuerzos Leonard-Aldridge produjo 18 y 26 puntos, con 14 y 13 rebotes, y Boris Diaw aportó 14 en el duelo de estrategias defensivas, que funcionó mejor por parte de San Antonio, con un gran despliegue físico. Curry, pese a su ocultamiento, ha marcado por lo menos un disparo de tres puntos a lo largo de 139 partidos. Esta noche, los Warriors juegan en Minnesota y los Spurs se encontrarán con Charlotte, el equipo más crecido en estos momentos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus