•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una vez conseguido un título del mundo, misión no tan fácil, los nuevos monarcas universales enfrentan el reto de mantenerse en la cima, desafío aún más complicado. Cuando José “Quiebra Jícara” Alfaro le arrebató el título de las 135 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al tailandés Prawet Singwancha en el 2007, el inmortal Alexis Argüello le dijo al nuevo campeón, en una conferencia, “lo más importante es retener el título”. Se lo dijo el hombre que nunca perdió ninguna de las tres coronas que ganó, el boxeador que defendió en cuatro ocasiones la corona de peso pluma de la AMB, ocho veces el título de Peso Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y cuatro ocasiones más el campeonato de peso ligero del CMB. 

Lastimosamente, Alfaro perdió el fajín en su primera defensa ante el japonés Yusuke Kobori. No pudo el muchacho mantenerse en lo alto. Igual pasó con Eduardo Ray Márquez, quien contra pronósticos le quitó la faja de los pesos mínimos al español Jorge Mata, pero lo perdió en tan solo el primer pleito después de haberlo conseguido. El responsable de despojarlo fue el puertorriqueño Iván Calderón. 

Otro que tampoco pudo mantener su corona fue Randy Caballero, quien ni siquiera subió al ring para defender el título, pues fue despojado por no dar el peso. El boxeador estadounidense de padre nica le arrebató el cetro de peso gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al inglés Stuart Hall en el 2014. Pero al no marcar la categoría para su primera defensa en el 2015, el campeonato le fue entregado a quien sería su rival, el también inglés Lee Haskins. 

  • 17 victorias tiene Byron “El Gallito” Rojas, tras su triunfo ante Hekkie Budler.

Ojalá no le pase lo mismo al nuevo campeón de las 105 libras de la AMB, el matagalpino Byron “El Gallito” Rojas, quien el pasado sábado consiguió el título a base de bravura ante el sudafricano Hekkie Budler. El muchacho demostró que le sobra valentía y le abundan condiciones físicas, aunque dejó en evidencia que le falta poder en los puños y más técnica en sus ejecuciones. No es nada que no se pueda mejorar.

Eso sí, el pequeño guerrero y orgullo matagalpino se ha mostrado como un pugilista muy disciplinado, algo clave para llegar lejos en la profesión de los puñetazos. Misma en la que deberá mostrar su consistencia como campeón, para ello tendrá que entrenar y prepararse mejor que como lo hizo para su combate contra Budler. Se habla de una revancha contra el de Sudáfrica o una batalla contra Knockout CP Freshmart, contra cualquiera, ojalá “El Gallito” logre empezar su carrera como un sólido campeón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus