•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como primer bate de los Rays contra la Selección de Cuba en el Estadio Latinoamericano, Dayron Varona se convirtió ayer martes en el primer desertor cubano en regresar para jugar en su país.

Varona, como jardinero derecho titular, recibió una ovasión cuando fue presentado antes del juego y también por sus compañeros cuando entró a la caja de bateo para enfrentarse al abridor Yosvani Torres. Le dio al primer lanzamiento para un elevado de out y fue felicitado cuando volvió a la cueva.

El guardabosque de 28 años de edad desertó de Cuba en un bote con su madre después de jugar ocho años en la Serie Nacional de Cuba y firmó con Tampa Bay.

El año pasado Varona dividió la temporada entre Clase-A Avanzada Charlotte y Doble-A Montgomery. Como invitado a los Entrenamientos de Primavera, Varona fue parte del roster de 34 jugadores que viajaron a Cuba tras la sugerencia de las estrellas de los Rays, Chris Archer y Evan Longoria.

Su emotivo regreso a Cuba la noche del domingo incluyó una reunión pública con su familia, que no había visto en tres años.

Archer Elogia a cubanos

Calificándolos como “los fanáticos más apasionados del mundo”, el lanzador de los Rays, Chris Archer, aplaudió a los ciudadanos cubanos que le dieron la bienvenida a MLB y su visita a Cuba. 

El derecho también afirmó que por poco le salen lágrimas en una emotiva ceremonia previa al partido de ayer entre su equipo,  los Rays y la Selección Cubana en el Estadio Latinoamericano.

“Diría que son los fanáticos más apasionados en el mundo”, dijo Archer en una entrevista con ESPN durante el juego. “Se debe principalmente a que no reciben el producto de Grandes Ligas con tanta frecuencia como nosotros”.

“Espero que estemos poniendo la base para algo especial en el futuro. Obviamente, tenemos diferencias como países, diferencias de opinión en torno a derechos humanos, pero espero que podamos hallar algo en común”, opinó el jugador sobre la visita de un equipo de Grandes Ligas a la isla,

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus